El Ayuntamiento de Barakaldo pedirá que se incluya El Regato en el Biotopo Protegido de la Zona Minera

Un hombre pasea junto al pantano./Pedro Urresti
Un hombre pasea junto al pantano. / Pedro Urresti

El pleno ha aprobado esta tarde una moción presentada por Barakaldo Naturala, con el apoyo de toda la oposición, para blindar el llamado 'Pulmón Verde' del municipio fabril

SERGIO LLAMASBarakaldo

El Ayuntamiento de Barakaldo se ha comprometido esta tarde en el pleno ordianrio a instar a las instituciones a ampliar el Biotopo Protegido de la Zona Minera, que el Gobierno Vasco aprobó en marzo de 2015, incluyendo al Regato, así como a impulsar el Corredor Ecológico entre el Ganekogorta y el Barbadún. La medida surge de una moción presentada por la agrupación ecologista Barakaldo Naturala, contraria al paso de la Variante Sur Ferroviaria por el llamado 'Pulmón Verde' del municipio, que la sesión plenaria ha aprobado con los votos favorables de toda la oposición y la abstención del PNV.

La portavoz de Barakaldo Naturala, Begoña Rodríguez, ha presentado la moción, que también incide en las áreas de especial protección recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana, como los encinares de Tellitu o las laderas próximas al embalse de El Regato. «¿Creen que los espacios naturales de Barakaldo, más concretamente el valle del REgato, debe ser protegido o mejorado?», ha planteado al inicio de su intervención.

El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria, ha respondido con un sí a esta pregunta, si bien ha incidido en que la ampliación propuesta por Barakaldo Naturala «comprende casi todo el valle del Regato, parte del núcleo urbano y del municipio de Galdames» y ha señalado que tendría «consecuencias muy importantes» con «repercusiones económicas a particulares» al imposibilitar construir nuevas edificaciones no sólo en el área afectada, si no también en sus inmediaciones. Uria ha añadido, además, que la declaración del Biotopo fue fruto de un largo proceso participativo tras el que no se estimó ampliarlo.

La petición, apoyada por PSE, EH Bildu e Irabazi, incide en los valores biológicos del valle del Regato, donde Barakaldo Naturala apunta que se tiene constancia de 37 especies de fauna y siete de flora amenazadas, así como cuatro Hábitats de Interés Comunitario.

Reproches por los MTV

El pleno ordinario ha arrancado con un reproche generalizado de la oposición hacia el equipo de gobierno por el desarrollo de los actos relacionados con los premios europeos de la MTV. PSE, EH Bildu e Irabazi han aprovechado la dación de cuenta de los decretos de alcaldía y de los reparos emitidos por el interventor, que incluía el desembolso de 220.000 euros para cubrir los gastos de alquiler del BEC, para criticar la gestión. «Ha sido todo un despropósito que nos ha salido caro para el casi nulo rédito obtenido», ha acusado el concejal del PSE, Carlos Fernández. María Solar, de EH Bildu, ha criticado que el evento sólo trajo afecciones al comercio por el macromontaje y el dispositivo de seguridad. «La MTV se ha marchado y con ella parte de nuestro dinero», ha lamentado.

El concejal de Alcaldía y Participación Ciudadana, Gorka Zubiaurre, ha defendido que ha sido «un dinero bien invertido para promocionar Barakaldo» y ha reivindicado que se ha «favorecido a la economía local con hoteles prácticamente llenos» y unos 8.000 espectadores que pasaron por los tornos en el concierto celebrado en la Herriko Plaza.

En la sesión también se han aprobado otras dos mociones. Una por unanimidad, presentada por Irabazi pdiendo que se ofrezca información directa a los vecinos de Barakaldo sobre el bono social de electricidad, cuyo plazo se ha ampliado hasta el 31 de diciembre, y otra por el PSE, instando a la Organización Sanitaria Integrada de Barakaldo y Sestao el mantenimiento en el 2019 del programa de Biodanza, en el que participan medio centenar de personas.

Esta moción ha salido gracias a los votos favorables del PSE, EH Bildu, Irabazi y PP, y la abstención del PNV. La edil socialista, Alba Delgado, ha señalado que se trata de una actividad que «ayuda a los usuarios a sobrellevar las enfermedades diagnosticadas que les llevaron a inscribirse». La concejal ha leído una carta escrita por los interesados. «Se ha convertido en algo imprescindible para nuestras vidas», ha citado. El concejal de Acción Social, Mikel Antizar, ha confiado en la profesionalidad de los trabajadores de Osakidetza, y ha asegurado que aunque sin la enfermera actual, la actividad continuará en enero dentro de la programación anual de la casa de cultura de Clara Campoamor.

 

Fotos

Vídeos