Arrancan las obras para rehabilitar el torreón del Serantes

El torreón del Serantes presenta pintadas en sus muros y algunos de ellos están a punto de caerse. /Diana Martínez
El torreón del Serantes presenta pintadas en sus muros y algunos de ellos están a punto de caerse. / Diana Martínez

La primera fase de estos trabajos durará cinco meses y su objetivo es asentar los muros, en estado de ruina, para después levantar por dentro una construcción nueva

Julia Fernández
JULIA FERNÁNDEZ

El torreón del Serantes, la fortificación militar más antigua de las que hay en el pulmón verde de la Margen Izquierda, ha recibido este lunes a sus nuevos inquilinos. Se tratan de los operarios que se encargarán de su restauración, un proyecto anunciado hace casi un año y que arranca físicamente ahora. Se trata de una reforma integral que evite el derrumbe de la construcción, que la alcaldesa de Santurtzi, Aintzane Urkijo, ha descrito en varias ocasiones como «en estado de ruina».

Precisamente, por esto último, en noviembre del año pasado se dio luz verde a la iniciativa durante una junta de gobierno. «Es el momento decisivo», advertía la regidora municipal. Cuatro meses antes, el torreón y el fuerte en el que está fueron inscritos en el Inventario General de Patrimonio Cultural Vasco como Bien Cultural, en la categoría de Conjunto Monumental.

El presupuesto para esta obra es de 230.000 euros y la duración de la misma será de cinco meses si no hay imprevistos. No se permitirá el acceso a la zona durante todo este tiempo. La torre, que se comenzó a levantar en 1879 y se terminó en 1881, ha perdido la techumbre y algunas paredes se han desmoronado. También faltan muchas piezas de sillería y los muros presentan grietas importantes.

En dos fases

Por ello, esta primera parte de la intervención se basa en la consolidación y reforma de lo ya existente. La segunda fase incluirá la construcción de una nueva estructura en su interior. A partir de este lunes, los operarios se encargarán del desbroce y limpieza de la zona y el desescombro del espacio interior del torreón, así como del acondicionamiento, estabilización y conservación de la estructura.

Asimismo, ya dentro, se colocarán dos escaleras de un tramo cada una para acceder del espacio exterior a pie del torreón hasta la puerta de acceso en la planta primera por una parte, y a la plataforma superior desde la planta primera por otra. Por último, se instalará una nueva iluminación que haga más visible el monumento por las noches.

«Tenemos la oportunidad de recuperar parte de nuestra historia y es momento de hacerlo», ha explicado Urkijo. La alcaldesa es optimista y espera que «para la próxima festividad de Cornites» luzca impoluta. Una vez realizado el proyecto arqueológico (6.900 euros), la fase de consolidación y recuperación de muros conllevará una partida de prácticamente 89.000 euros y la de accesibilidad y puesta en valor, más de 107.000 euros (todas las cantidades, más IVA).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos