El PSE apoyará al PNV para dar luz verde a la regeneración de El Calero en Barakaldo

El vecindario se encuentra en estado de degradación./Fernando Gómez
El vecindario se encuentra en estado de degradación. / Fernando Gómez

Ambos grupos, que en noviembre rompieron su pacto supramunicipal, votarán a favor de la operación privada que prevé 550 pisos y cubrir de manera parcial las vías del tren en Burtzeña

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

El proyecto urbanístico de El Calero, en Burtzeña, necesita hoy de una mayoría absoluta (al menos 14 votos) para salir adelante en el pleno extraordinario que celebrará esta tarde el Ayuntamiento de Barakaldo. Después de ser rechazado en el Consejo Asesor de Urbanismo, cuyo voto no es vinculante y donde toda la oposición se posicionó en contra, la operación que prevé levantar 550 viviendas y acometer mejoras en la zona como el cubrimiento parcial de las vías del tren recibirá hoy los apoyos necesarios procedentes del equipo de gobierno (PNV) y del PSE.

La portavoz socialista, Ana Belén Quijada, avanzó ayer su voto favorable al proyecto que ha presentado la promotora Urgolf «en coherencia con el apoyo mantenido durante todos estos años en la transformación de Barakaldo». Así, recordó que el Plan General ya hacía referencia al desarrollo de este ámbito y que el desarrollo de Burtzeña forma parte de los últimos programas electorales, y del que elaboran para 2019. «Los planes para Burtzeña han tardado más de lo previsto en llegar, no por negligencia o abandono, sino como consecuencia de la crisis económica que ha ralentizado la economía», razonó la edil.

La concordancia de voto, sin embargo, no cambia la situación entre PNV y PSE, que rompieron de manera definitiva el pasado mes de noviembre el pacto supramunicipal de apoyo a tasas y presupuesto. «Esto no tiene nada que ver con pactos, si no con la coherencia en nuestras decisiones políticas. El acuerdo sigue roto», aseguró.

El PSE justificó su voto «en coherencia con el apoyo dado a la transformación urbanística de Barakaldo»El plan requiere de una modificación del PGOU, que debe salir adelante con mayoría absoluta

Quijada, que incidió en las conversaciones que viene manteniendo su grupo con los vecinos de Burtzeña para la elaboración de los proyectos presentados al barrio para los próximos años, pidió tanto a EH Bildu como a Irabazi que presten su voto favorable «como ya lo hicieron a otras operaciones urbanísticas como la de Bide Onera».

«Es cierto que se ha generado un clima de mucha tensión en esta cuestión. A nuestro juicio tiene mucho que ver con el estilo de la alcaldesa y del equipo de gobierno, que no ha sabido sacar adelante el proyecto desde el consenso», acusó. En la Comisión Informativa celebrada la pasada semana todos los grupos de la oposición se reservaron su voto. La portavoz socialista señaló que si bien las cinco enmiendas presentadas por su grupo no llegaron a tramitarse, «se aceptó que eran perfectamente materializables, e incluso se adelantó que se estaba trabajando en alguna».

55 millones de euros

Así mencionó la rotonda para regular el tráfico que entre y salga de la 634, y que se verá incrementado con la llegada de nuevos vecinos. También reivindicó la defensa de que se conserve alguno de los edificios con valor histórico, patrimonial, cultural o que simplemente forman parte de la identidad actual de El Calero. La votación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana, que permitirá seguir adelante con la promoción urbanística de El Calero, se votará en un pleno extraordinario a partir de las 18.00 horas. El equipo de gobierno volvió a defender ayer la iniciativa «para empezar a saldar la deuda con Burtzeña» y cifró en más de 55 millones de euros la inversión municipal necesaria para su ejecución, sin la iniciativa privada.