La alcaldesa de Barakaldo exige «más mano dura» contra los agresores sexuales

Cerca de doscientas personas, entre ellas la regidora, Amaia del Campo, se concentraron este lunes en la Herriko Plaza de Barakaldo en repulsa a este nuevo ataque. /Fernando Gómez
Cerca de doscientas personas, entre ellas la regidora, Amaia del Campo, se concentraron este lunes en la Herriko Plaza de Barakaldo en repulsa a este nuevo ataque. / Fernando Gómez

Tras el intento de violación de una mujer el sábado, el Ayuntamiento insta a los jueces a que «hagan su trabajo»

AZAHARA GARCÍA

Con rabia e indignación la ciudadanía de Barakaldo se concentró una vez más, y van cinco este verano, para repudiar un nuevo ataque sexual, ocurrido en la localidad el pasado sábado. Un enfado que quedó plasmado en el comunicado de condena que el Ayuntamiento hizo público tras activar el protocolo establecido para estos casos. Junto al texto acordado en la reunión del grupo de antiagresiones -formado por representantes del movimiento feminista, LGTBIQ+, las áreas de Mujer y Cultura del Consistorio y la Policía Local-, la alcaldesa Amaia del Campo pidió a los jueces y fiscales «mano dura y prisión provisional para este tipo de delincuentes». Para la regidora jeltzale, debe quedar claro que «quien la hace la paga».

Tras la concentración de repulsa programada a las 18.00 horas en la Herriko Plaza, la alcaldesa realizó declaraciones alabando la rápida actuación de la Policía, que el domingo por la tarde detenía al presunto agresor gracias a la colaboración entre los diferentes cuerpos. Del Campo también recordó que el asunto está ahora en manos de la judicatura. «Las fuerzas de seguridad ya han hecho su trabajo, ahora lo que todos esperamos es que el peso de la ley caiga sobre los culpables de este tipo de delitos», sentenció. «Personas que agreden a las mujeres no pueden quedar impunes», añadió la primera edil.

Todos los grupos políticos de las Juntas Generales de Bizkaia apoyaron el comunicado hecho público por el Consistorio baracaldés. La institución foral añadió que «este tipo de actos no tienen cabida en nuestra sociedad, que quiere vivir sin violencia machista, con libertad, donde las mujeres no tengan que sentir miedo a ser agredidas y en una convivencia respetuosa entre hombres y mujeres».

La laxitud que la ciudadanía percibe en las condenas a delitos contra la libertad sexual de las mujeres hace que cunda una sensación de desánimo. «Estamos hartas. Entran por una puerta y salen por otra», declaró Eugenia Delgado, vecina de la localidad fabril que, junto a otras 200 personas, acudió a la concentración de repulsa convocada por los movimientos feministas del municipio. «No puede ser que contando con antecedentes esta gente esté en la calle», añadió indignada.

La mujer hacía referencia a las informaciones difundidas por los cuerpos de seguridad en las que se afirma que el hombre detenido como posible autor del último episodio de violencia machista estaba fichado por cometer otros delitos y está siendo investigado por otra agresión sexual ocurrida también en Barakaldo.

«Quien la hace, la paga» Amaia del Campo apuesta porque se acuerde la «prisión provisional para este tipo» de individuos

«Ya da igual qué hora sea, nos atacan igual de día que de noche. Vamos a tener que llevar guardaespaldas» Indignación vecinal

La regidora aboga por eliminar los puntos negros e incidir en los programas educativos Atajar esta lacra

La indignación de esta vecina se ve más que justificada por la oleada de agresiones sexistas que la localidad ha vivido este verano. Desde julio, según datos de la asociación feminista Argitan, se acumulan cinco denuncias. Un número que sería más alto en la realidad ya que, según estos movimientos, se ha producido alguna más que no ha sido denunciada por deseo expreso de la víctima.

El primero de los ataques tuvo lugar la semana anterior a las fiestas de Barakaldo, cuando un hombre asaltó a una vecina a plena luz del día en el parque botánico. Durante los 'Cármenes' se registraron otros tres casos de abusos. «Ya da igual qué hora sea, nos atacan igual de día que de noche», expresó enfadada Juana Ventura, otra vecina de la localidad. «Vamos a tener que salir de casa con guardaespaldas», añadió enfadada.

Oleada de ataques

Pero no solo Barakaldo se ha visto desbordado por los casos de agresiones sexuales este verano. La Aste Nagusia bilbaína ha cerrado con seis denuncias por tocamientos de diferentes grados en la zona de txosnas. Los getxotarras también se concentraron el día 13 para denunciar los abusos sufridos por una menor en Algorta. Sin olvidar la violación en grupo de la que fue víctima una joven en el parque Etxebarria de Bilbao el 1 de agosto. De los seis presuntos implicados inicialmente, solo uno está en prisión preventiva. «La ley está hecha para los que delinquen porque si te defiendes te matan y si no lo haces no es violación», expresó furiosa Juana Ventura.

En cada una de las manifestaciones de repulsa, las instituciones se han comprometido a seguir trabajando para acabar de una vez por todas con la lacra de la violencia machista. «Es un problema de toda la sociedad y tenemos que atajarlo juntos», expresó Del Campo. La regidora fabril hizo hincapié en la importancia de los programas educativos y en eliminar los puntos negros de inseguridad en las ciudades.

«La autodefensa feminista es la clave para que no minen nuestra confianza»

El movimiento feminista Argitan, integrante de la mesa antiagresiones de Barakaldo, condenó rotundamente el intento de violación sufrido por una vecina de la localidad el sábado por la noche. «Este tipo de agresiones son el resultado de la situación de desigualdad que vivimos las mujeres» apuntó su portavoz, Karmele Andrés. «El patriarcado nos ve como objetos sexuales al servicio del hombre y esta idea tiene que ser corregida inmediatamente», puntualizó. Por ello, «la autodefensa feminista es la clave para que no minen nuestra confianza», dijo. Desde esta asociación animaron a todas las víctimas de delitos contra la libertad sexual a denunciar su situación para que los agresores no queden impunes. «Nosotras acompañamos a las víctimas en todo momento para que este problema se visibilice», explicó la activista. Argitan también realizó un llamamiento a las instituciones para que «pongan solución a esta lacra y que las concentraciones como éstas dejen de ser necesarias», recalcó su portavoz.