Santurtzi ataja los anidamientos de palomas en el quiosco del parque Central

El quiosco del parque no quiero a las palomas como inquilinas./
El quiosco del parque no quiero a las palomas como inquilinas.

El Ayuntamiento invierte alrededor de 4.000 euros en espantar a estas aves y dar un lavado de cara a esta estructura en el año de su centenario

SILVIA OSORIOSANTURTZI

El quiosco de música del parque de Santurtzi luce un remozado aspecto en el año que llega a los cien años. La estructura, construida a lo largo de 1917, es una de las joyas arquitectónicas del municipio de la Margen Izquierda, pero desde hace tiempo se veía afectada por las palomas que anidaban en su interior, ensuciando con sus heces las barandillas, los cristales, las columnas o las placas que homenajean a varios lugareños ilustres.

Primera campaña preventiva contra la aparición de cucarachas

El pasado verano, el Ayuntamiento de Santurtzi constató un aumento de la población de cucarachas en varias zonas del municipio históricamente afectadas por la presencia de esta especie. Con el fin de evitar una situación similar este año, el Consistorio marinero ha puesto en marcha por primera vez una campaña preventiva para neutralizar una aparición masiva.

Según explicó ayer el concejal de Obras y Servicios, Álvaro Aresti, la actuación se inicia estos días debido a que es la época en la que se reproducen. Así, durante la pasada semana comenzaron las labores en los parques de Andolín Eguskitza y en la plaza de Kabiezes. El objetivo de estos trabajos es «reducir las poblaciones de cucarachas y que así el impacto de su presencia en los meses de junio y julio (cuando se agudiza el problema) sea menor».

En concreto, la actuación consiste en aplicar un gel en el alcantarillado que actúa como cebo, de manera que las cucarachas lo ingieren pensando que se trata de comida. Poco después, les provoca la muerte justo en una época en la que todavía no han puesto los huevos. Esta sustancia dura alrededor de quince días y se está aplicando actualmente por todo el municipio. Se estima que para dentro de diez días esté ya colocado en todas las zonas en las que se va a actuar.

Por eso, el Ayuntamiento marinero ha invertido alrededor de 2.000 euros para tratar de espantar de una vez por todas a estas molestas aves y solventar la situación. «El problema que teníamos es que estas aves anidaban en una bandeja eléctrica que distribuye la iluminación de la caseta. Habíamos puesto los clásicos pinchos, pero no sé cómo hacían que los acaban quitando y tirando al suelo. Aquello se estaba convirtiendo en un palomar», señala a este diario el concejal de Obras y Urbanismo, Álvaro Aresti.

Los trabajos han consistido en instalar una malla en las zonas en las que se acumulaban para evitar que los pajarillos entren a anidar. «Creemos que hemos dado con la solución definitiva. Cuando vean que no tienen donde rascar, se marcharán», afirma el edil jeltzale.

Pintura y jardinería nuevas

Aprovechando esta actuación, el elegante quiosco, que cuenta con una plataforma de mosaicos policromados de imágenes de diversos municipios de la ría del Nervión y estampas de las apreciadas sardineras, ha sido sometido a un importante lavado de cara. Estas actuaciones fueron acometidas por las Brigadas de Acción Inmediata y han consistido en la reposición de varios cristales rotos y la renovación de la pintura y de la jardinería exterior con la plantación de la flor de temporada. «De este modo, estará perfecto para las fiestas del Carmen. Además, están los bailables de los domingos y el objetivo es que esté en condiciones», señala Aresti, quien explica que tan solo queda por rematar la pintura del tejado.

Pese a las habituales labores de limpieza que se realizan de manera periódica, desde 2010, cuando se renovó de manera integral el parque Central de Santurtzi, la estructura no había sido reformada. Aquel año se cambió la antigua barandilla de piedra, añadida después de su construcción, por otra de metacrilato transparente. También se cambiaron las coloridas baldosas que lo circundaban por elementos florales y jardineras, y se remodeló el tejado. El coste total de los trabajos que se han llevado a cabo estos días asciende a 4.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos