Kaiku quiere construir un nuevo pabellón en Sestao que integre la escuela de remo y su museo

Los remeros del club cargan con la trainera camino de la sede./
Los remeros del club cargan con la trainera camino de la sede.

El proyecto, que tendría un coste de 3,5 millones de euros, incluye otras instalaciones de uso sociocultural y terciario que requieren la recalificación del terreno

AIDA M. PEREDAsestao

El club de remo Kaiku es un estandarte en Sestao. Desde su creación en 1923 de la mano de un grupo de amigos encabezados por Pedro Barrondo ha estado vinculado al río Galindo. Aunque no fue hasta 1979 cuando levantó su propio pabellón en La Punta, en unos terrenos que compró gracias a las aportaciones económicas voluntarias de los socios y amigos. Hasta entonces entrenaban en el pantalán de Santurtzi o en el de Getxo. 38 años después de la construcción de su propia sede, la Sociedad Deportiva cree que es momento de renovarla para adaptarse a las nuevas necesidades y apoyar la transformación urbanística del pueblo.

«Las instalaciones se han ido quedando cada vez más separadas del entorno social de Sestao», indica el presidente del club, Jon Basabe. Aunque gracias a la regeneración de la zona de Txabarri y de Urbinaga, con la construcción de las nuevas viviendas del plan de La Vega de Galindo de Sestao y las ya levantadas en el plan Urban de Barakaldo, «nos hemos vuelto a poner en un entorno más urbano», destaca.

En la asamblea de socios celebrada ayer, la Directiva del club presentó un ambicioso proyecto que garantizará el futuro de la entidad en sus actuales terrenos. El plan prevé derribar el actual pabellón, de 1.200 metros cuadrados, y levantar uno nuevo de cerca de 2.000. «El inmueble ha envejecido y su estructura se encuentra tocada, por lo que requeriría una intervención muy costosa. Así que apostamos por hacer un edificio nuevo que tenga la calidad y la visual arquitectónica que se merece este enclave, que es realmente fantástico», destaca Basabe.

El nuevo equipamiento contaría, entre otras cosas, con un museo sobre la historia y los premios del club y una sala para los encuentros y asambleas de los socios. Además, la escuela de remo, que a día de hoy está en el polideportivo municipal de La Benedicta, se trasladaría a esta nueva sede. «Sería muy bueno que la entidad tuviese a todas las categorías en el mismo espacio porque así los chavales tienen una mayor cercanía con el equipo senior y les puede motivar más», explica.

3,5 millones de euros

El Plan General de Ordenación Urbana les permite edificar en sus terrenos más de 8.000 metros cuadrados, por lo que su intención es solicitar al Ayuntamiento la recalificación de ese suelo para que, además de usos deportivos, pueda acoger también equipamientos socioculturales y de uso terciario para la apertura de comercios u oficinas.

«En ningún caso se venderá ni un metro de edificio ni de terreno. Kaiku seguirá manteniendo su patrimonio, pero la idea es poder hacer como otros clubes, alquilar el espacio sobrante para desarrollar otras actividades deportivas en nuestro pantalán, como paddle-surf o piragüismo, o incorporar pistas de pádel, que ayudarían a dar más vida al club y a financiar este proyecto, que según los cálculos iniciales podría rondar los 3,5 millones de euros», explica el presidente.

 

Fotos

Vídeos