Gaizka Campos, un portero de futuro para el Barakaldo

Campos, el día de su debut ante el Arenas. /
Campos, el día de su debut ante el Arenas.

Desde Serantes, hace casi una década, no había debutado ningún cancerbero de la cantera fabril con el primer equipo

SILVIA OSORIObarakaldo

Casi una década ha pasado desde que un portero de la cantera del Barakaldo había llegado al primer equipo. Jon Ander Serantes, guardameta del Leganés, inició su andadura en el club fabril, debutando en el año 2008 con la primera plantilla. Su buena actuación hizo que le quitara el puesto a Ibon Etxebarrieta y esa misma temporada firmara por el Bilbao Athletic. Cinco años después, regresó a Lasesarre, en calidad de cedido y desde entonces su progresión ha sido meteórica hasta alcanzar la Primera División de la mano del conjunto madrileño.

Sin duda, Gaizka Campos tiene un buen espejo en el que mirarse. El joven cancerbero de 19 años, formado en la factoría gualdinegra, debutó en Segunda B hace dos jornadas en el derbi ante el Arenas y el pasado domingo repitió en la alineación titular en sustitución de Txusta, morador hasta ahora indiscutible de la portería baracaldesa. Sin embargo, una fractura en el tabique nasal ha obligado al meta guipuzcoano a permanecer al menos dos semanas de baja. Pese a que el segundo guardameta del equipo era, a priori, Benjamín Machini cedido por el Mallorca para esta campaña, el técnico David Movilla optó por dar la oportunidad al joven de la cantera, una decisión que ha puesto de manifiesto que el club de la Margen Izquierda tiene portero para rato.

Campos ha transmitido mucha seguridad desde el primer minuto. Así valoró el míster gualdinegro su primera participación con el equipo senior ante el Arenas, partido que acabó con una victoria por 2-1: «Tuvo un par de intervenciones de mérito. Fue una muestra más de su buen trabajo en los entrenamientos. Siempre tienes la duda de cuál va a ser su nivel, pero desde el principio se mostró seguro. El Barakaldo va a tener portero para años, siempre y cuando estemos tranquilos y no le exijamos un nivel por encima del que los procesos marcan». Dirigida por el ex del Athletic, Iñaki Lafuente, el área deportiva encargada de la portería está realizando «un gran trabajo», en palabras del preparador baracaldés. «Lleva un año con nosotros y ese trabajo va a dar sus frutos», arguyó el míster.

Ilusión y nervios

Campos se crío a nivel futbolístico en el Barakaldo. Con tan sólo 9 años, entró a categoría alevín y después de cuatro años, pasó al infantil. Por diversas circunstancias, el muchacho pasó al Retuerto y tras varias temporadas, regresó a Lasesarre para fichar por el juvenil de último año. Su buen hacer bajo palos no pasó inadvertido para Movilla, quien le reclutó para probar suerte con el primer equipo esta pasada pretemporada.

Desde entonces, ha estado enrolado en la disciplina del conjunto senior y ahora ha sabido aprovechar su oportunidad. «Estoy con mucha ilusión, aunque también con nervios. Son muchos años en este club, el equipo de mi pueblo. Uno siempre sueña con poder debutar en el primer equipo. Me siento un privilegiado», señaló ayer a este periódico el guardameta nacido en Cruces.

El domingo ante el Logroñés logró dejar la puerta a cero, contribuyendo a amarrar una victoria importante para los suyos. Con este resultado el Barakaldo ha conseguido encadenar dos triunfos consecutivos, algo que este curso es difícil de conseguir. Así, los hombres de Movilla se meten de lleno en la pelea por el play-off. La escuadra vizcaína ha ascendido hasta el sexto puesto y está a un punto de la cuarta plaza, en posesión del Real Madrid Castilla. El futuro del equipo, al igual que el de Campos, pinta esperanzador. «A ver si nos sirve para coger moral y tirar hacia arriba. Tenemos que ir partido a partido, pensando lo primero en San Sebastián de los Reyes y seguir en la pelea», zanjó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos