Las fortificaciones militares del Serantes, a un paso de ser catalogadas como monumento

Las fortificaciones del Serantes llenas de gente durante la romería de Cornites./
Las fortificaciones del Serantes llenas de gente durante la romería de Cornites.

El Gobierno vasco inicia los trámites para declarar al Fuerte del Llano y al Torreón que corona la cumbre como bienes de interés cultural

SILVIA OSORIOsanturtzi

El monte Serantes es un referente medioambiental, pero también esconde joyas arquitectónicas y patrimoniales de gran riqueza. El Gobierno vasco inició el pasado viernes los trámites para catalogar como monumento al sistema de fortificaciones militares del siglo XIX que coronan la cumbre. El Fuerte del Llano, uno de los mejor conservados de la costa vasca, y el Torreón de la cima han sido incluidos en el Inventario General del Patrimonio Cultural Vasco para ser declarados bienes de interés cultural.

Por su delicado estado y aspecto ruinoso, el área de Cultura se refiere a estas edificaciones como «restos» y no como construcciones, pero ensalza su valor patrimonial. «Por sus dimensiones y legibilidad, constituyen el testimonio de arquitectura militar decimonónica más significativo de Bizkaia. Además, son un elemento característico del paisaje y añaden un componente de notable interés cultural al entorno natural». Así, queda abierto el periodo de información pública para la presentación de alegaciones durante 20 días.

Si no se recibe ningún alegato en contra, se pondrán en marcha los últimos trámites para su declaración definitiva. Una catalogación que no tiene los visos de torcerse y que celebran desde el Ayuntamiento de Santurtzi. La Corporación local venía solicitando esta distinción desde 2012. «Es un reconocimiento pendiente al patrimonio natural, no sólo de Santurtzi, sino de la Margen Izquierda y la Zona Minera. Siempre hemos dicho que íbamos a usar todas las herramientas posibles para poner en valor este entorno, y este es un primer paso», señaló ayer a este diario la alcaldesa, Aintzane Urkijo.

Proyecto paralizado

El conjunto de fortificaciones del Serantes se desarrolla a lo largo de una línea que va desde el cerro de El Mazo, a 250 metros, hasta la cumbre, a 451, en un mirador natural de excelente panorámica. El carácter militar del emplazamiento responde a la situación estratégica para el control y vigilancia del Abra y la ría del Nervión, y tiene su origen en las guerras del siglo XIX. El Fuerte, levantado en un promontorio a 350 metros de la cima presenta una planta en forma de pentágono irregular, con una superficie de 7.200 metros cuadrados.

Fue construido en 1880, al finalizar la Guerra Carlista. Constaba de cuatro pabellones para el alojamiento de las tropas, otros dos para almacén y uno más para el gobernador y los oficiales. Fue usado como instalación militar hasta su abandono en 1910, pasando a ser propiedad del municipio en 1962. En la actualidad, se mantienen las bases de los muros y se puede leer perfectamente la planta y organización del conjunto.

Precisamente, esta estructura sigue a la espera de financiación para convertirse en Centro de Interpretación de la Naturaleza, un proyecto estratégico que contribuirá al enriquecimiento medioambiental y sociocultural de la zona. «La apuesta tiene que seguir siendo fomentar su mantenimiento y su cuidado por parte de todas las partes», afirmó la regidora marinera. Por su parte, la torre de la cima se levantó en 1868. Actualmente, ha desaparecido casi totalmente y los muros presentan «graves daños con urgente necesidad de consolidación», advierten los técnicos de Cultura, quienes excluyen de la declaración de monumento a la antena y sus instalaciones anexas.