Un Portugalete de Playmobil

Así es la zona del Puente Colgante, a vista de clic./
Así es la zona del Puente Colgante, a vista de clic.

El coleccionista Luis Fernández usa más de 12.000 piezas de este juguete para recrear el patrimonio arquitectónico y las costumbres de la villa jarrillera

AIDA M. PEREDA portugalete

Un enorme muñeco de Playmobil vestido con la ropa tradicional de las fiestas jarrilleras txapela, pañuelo amarillo anudado al cuello, fajín verde y pantalón de arrantzale da la bienvenida a los visitantes del museo Rialia de Portugalete. Hasta el 28 de febrero, Portugalete, ayer y hoy con Playmobil recrea el patrimonio arquitectónico y las costumbres de la villa en una exposición que promete deleitar a los fanáticos de este universo de juguetes que, desde su aparición en la década de los setenta, se han convertido en objeto de deseo de grandes y pequeños.

piezas ha usado el coleccionista Luis Fernández para elaborar esta curiosa exposición.

12.000
Hasta el 28 de febrero. Se podrá visitar durante los próximos dos meses.
En Rialia. La muestra forma parte del program de exposiciones temporales de este museo portugalujo.
Horarios. Martes y miércoles: de 9:30 a 13:30. Jueves y viernes: de 9:30 a 13:30 y de 15:00 a 17:00. Sábados, domingos y festivos: de 10:00 a 15:00. Los lunes cierra. También estará cerrado el 25 diciembre y el 1 y 6 de enero. Y en Nochevieja y Nochebuena solo abre a las mañanas.

Han sido necesarias muchas horas de imaginación, trabajo y más de 12.000 piezas de Playmobil para reconstruir un Portugalete a escala para estos muñecos de apenas 7,5 centímetros de altura. Luis Fernández, seguidor y coleccionista de estas figuras, ha sido el encargado de replicar los edificios y monumentos más representativos del municipio con todo lujo de detalles. «No he podido reflejarlo todo fielmente, porque las piezas de Playmobil no se pueden cambiar demasiado, pero sí he querido imitar lugares y momentos de esta villa», explica. Para ello ha utilizado elementos del abanico de colecciones comercializadas por Playmobil que ha personalizado y adaptado impregnándolas del espíritu jarrillero. Por ejemplo, cuenta que para reproducir el hotel del Puente Colgante ha recurrido al conjunto del Oeste.

La exposición compone un paisaje donde la historia pasada se entremezcla con la época moderna. Así, el visitante, puede descubrir y comparar, gracias a unas fotos antiguas cedidas por la Fundación El Abra, cómo era la playa del Portugalete más aristocrático, la antigua estación de La Canilla cuando el tren atravesaba el paseo o la inauguración del monumento a Víctor Chávarri. También se representan otros referentes de la villa, como la basílica de Santa María, el Ayuntamiento, el kiosko de la plaza del Solar, las piscinas, la Escuela Naútica, el Muelle de Churruca, el faro... Y, cómo no, su referente más turístico:el Puente Colgante, un gigante de hierro reducido a tamaño miniatura.

El reto

Pero más allá del valor patrimonial e histórico de Portugalete, Fernández ha querido reflejar las costumbres, tradiciones y fiestas que forjan la idiosincrasia de sus gentes. La procesión de San Roque, el mercado de aldeanas, la tradición marinera, la venta de pescado o incluso las regatas de traineras y los partidos de waterpolo en la ría.

Coincidiendo con las fiestas navideñas, los txikis que se acerquen para ver la muestra de Playmobil tendrán que resolver un reto que se les plantea, el de descubrir cinco personajes que no tienen nada que ver ni con el ayer ni con el hoy de Portugalete: un astronauta, un pirata, un payaso, un indio y un vaquero.

«Los niños disfrutarán mucho viendo todas estas piezas de Playmobil, pero sus padres querrán venir a verla de nuevo para no perderse ninguno de los detalles», concluye su artífice. Sin duda, una entrentenimiento para todos los públicos, sobre todo ahora que llegan los festivos y la Navidad.