Mantiene dos horas en jaque a los Bomberos en Barakaldo con la amenaza de suicidarse

Completamente desnudo, el hombre se apoyó en el alféizar de la ventana del cuarto piso./
Completamente desnudo, el hombre se apoyó en el alféizar de la ventana del cuarto piso.

Visiblemente alterado, un varón de 35 años se asomó desnudo por la ventana con un cuchillo antes de tratar de descolgarse por la fachada del edificio

JUDITH ROMERObarakaldo

Tras dos horas de negociaciones, los Bomberos rescataron ayer a un hombre de unos 35 años que, completamente desnudo, amenazaba con lanzarse al vacío desde la ventana de un cuarto piso de la calle peatonal El Parque, en Barakaldo. Todo comenzó a las 13.00 horas, cuando el individuo, de origen extranjero, se asomó a la ventana sosteniendo un cuchillo y comenzó a gritar. Sus alaridos alertaron a agentes de la Ertzaintza y de la Policía local, que procedieron a acordonar la zona y vigilar la puerta del domicilio.

Los ertzainas portaban escudos y chalecos antibalas ante la posibilidad de que el sujeto opusiera algún tipo de resistencia armada. Sin embargo, los vecinos observaron atónitos cómo el varón dejaba el arma blanca, se desprendía de sus calzoncillos -la única prenda que portaba, a excepción de un par de calcetines- y salía por la ventana, manteniéndose sujeto a una barandilla de metal y apoyado en el alféizar. Testigos como Miguel Ángel Fernández aseguran que el hombre no atendía a razones y «hacía gestos obscenos a los agentes y a una vecina que grababa la escena» desde otro piso. Las autoridades solicitaron a los residentes en la calle Parque que permaneciesen en sus casas hasta que finalizase el rescate para evitar enfrentamientos. Pero, según fuentes del cuerpo local, «no fue posible convencerle de que accediera al interior de la vivienda».

Los amagos y temeridades continuaron durante casi dos horas, hasta la llegada al lugar del suceso de los Bomberos, que usaron la escala del camión para acercarse a la ventana del cuarto piso. El hombre trató entonces de descolgarse por la fachada del edificio, poniendo en peligro su vida. No obstante, los Bomberos consiguieron ponerle a salvo en la cesta elevadora, donde pareció calmarse y no trató de escapar. Momentos más tarde, fue trasladado en una ambulancia psiquiátrica hasta el hospital de Cruces para dar inicio a su exploración.

 

Fotos

Vídeos