Regresan a sus casas los vecinos del hombre que murió en el incendio de un edificio en Barakaldo

Sanitarios y bomberos atienden a los afectados./
Sanitarios y bomberos atienden a los afectados.

La víctima es un hombre de 34 años que se ha precipitado desde una ventana de la vivienda afectada por el fuego. Otras siete personas han sido atendidas por inhalación de humo

EFE

Un hombre ha fallecido y siete vecinos más han resultado afectados por inhalación de humo tóxico, en el incendio de una vivienda registrado esta madrugada en el barrio de Lutxana, en Barakaldo. La mayoría de los propietarios de las casas del edificio siniestrado han podido vover a sus hogares tras descartarse un peligro de derrumbe a consecuencia de las llamas.

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, el siniestro se ha iniciado, por causas que se investigan, sobre las 2.10 de esta madrugada en el tercer piso de un edificio de viviendas de la calle Errotabarria, del citado barrio baracaldés.

Un hombre de 34 años, según ha detallado el alcalde de Barakaldo, Alfonso García, se ha precipitado al vacío desde una ventana del piso afectado por las llamas cuando, al parecer, intentaba huir del fuego.

Otros siete vecinos del inmueble, de cinco plantas, han tenido que ser trasladados a distintos centros hospitalarios de la margen izquierda afectados por inhalación del humo tóxico desprendido en el incendio. Tres ertzainas que colaboraban con los Bomberos de Bizkaia en las tareas de extinción del incendio han tenido que ser atendidos también en centros sanitarios, dos de ellos por inhalación de uno y el tercero, de un golpe en un hombro, aunque no han requerido de ingreso hospitalario.

Sin peligro de derrumbe

Por otro lado, los vecinos del edificio incendiado han podido regresar a sus inmuebles a lo largo de la tarde, después de que los arquitectos municipales no hayan encontrado daños en la estructura. Según ha informado el Consistorio de Barakaldo, el arquitecto municipal ha llevado a cabo dos exámenes del edificio en los que ha determinado que los residentes de la mayoría de los pisos pueden regresar a sus viviendas.

No obstante, se ha aconsejado a los residentes de los pisos inferior, donde ha caído gran cantidad de agua, y superior que no accedan a los mismos y vuelvan a pasar la noche en casa de algún familiar. Treinta vecinos tuvieron que ser desalojados de sus viviendas durante el incendio, de los que 23 han pasado la noche en domicilios de otros familiares y los 7 restantes fueron hospedados en distintos hoteles y pensiones de Barakaldo.

El alcalde de este municipio, Alfonso García, se trasladó al lugar del siniestro nada más tener conocimiento de él y pudo hablar con los vecinos del inmueble, algunos de los cuales se encontraban todavía conmocionados por haber contemplado la caída del hombre fallecido. García ha señalado que el desalojo de los vecinos se realizó de forma preventiva debido a la gran cantidad de humo tóxico que generó el incendio.