El Correo

Iosu se queda en Santurtzi

.
. / Fernando Gómez
  • El Consistorio vacía el nicho del líder de Eskorbuto, fallecido hace 22 años, pero sus restos descansarán en el mismo cementerio

Han pasado 22 años desde que la voz de Iosu Expósito, el guitarrista y segundo cantante de Eskorbuto, el emblemático grupo punk de Santurtzi que ha puesto la banda sonora a la juventud de miles de personas, se apagara para siempre. Al contrario que su recuerdo. Su muerte prematura -a la que siguió la de Juanma Suárez cuatro meses después- acrecentó su leyenda, y desde que le enterraron en un nicho de su pueblo natal su tumba ha sido centro de peregrinación de admiradores llegados de todo el mundo. Su lápida, decorada con flores y adornada con toda suerte de dedicatorias póstumas, letras de canciones convertidas en lemas, traspasados, merced a la música, de generación en generación, poemas de protesta y versos llenos de nostalgia, era la más visitada de la localidad marinera. Era al camposanto santurtziarra lo que la de Marx al londinense cementerio de Highgate. Pero, 22 años después, la concesión del pabellón en el que se ubicaba el nicho de Iosu y los de otros vecinos ha caducado.

Los restos serán incinerados

El Ayuntamiento ha extraído todos los restos y vaciado esta sección esta misma semana, lo que ha levantado ampollas entre algunos fans. Y es que la posibilidad de que fueran a parar a un nicho común, como todos los de aquellos a quienes nadie reclama, ha incendiado las redes sociales y generado una gran inquietud entre seguidores de varios países - en México siguen siendo idolatrados- y en el seno del colectivo santurtziarra que trata de proteger el legado de esta emblemática banda. El Consistorio, consciente de que se trataba de un asunto sensible, ha confiado en la familia -los padres ya han fallecido, y a Iosu Expósito solo le queda un hermano- que, a su vez, ha delegado en representantes del colectivo la custodia de los restos.

Una de estas personas es un popular cantante local que fue, en vida, su amigo íntimo. Según explicaron ayer fuentes municipales, los restos permanecen ahora en otro lugar del camposanto: serán confiados a las personas designadas por los familiares e incinerados. Después, la urna se trasladará a otro lugar dentro del propio cementerio. Lo que aún está por dilucidar es dónde se ubicará y si, tal y como solicitan los miles de fans y el colectivo local, se levantará un panteón especial o una estatua a la que los seguidores puedan seguir peregrinando y llevando flores. 'Más allá del cementerio' es el título de una de sus canciones.

El colectivo de apoyo a Eskorbuto también pide que se les reconozca con una calle o una plaza. El legendario Iosu cuenta con un recuerdo en Mamariga, su barrio, pero consideran que no es suficiente porque la banda ya forma parte de la mitología del rock.