Los taxistas trabajarán sin fronteras en la Zona Minera

Los profesionales podrán recoger viajeros en cualquier municipio de la comarca durante los días de fiesta

RUTH QUEVEDObarakaldo

Los taxistas de la Zona Minera podrán recoger pasajeros en cualquier punto de la comarca los días de fiesta, con independencia del municipio en el que hayan adquirido la licencia. Los 23 profesionales del volante han consensuado esta iniciativa para absorber el exceso de faena que se genera en el entorno de manera puntual. En la actualidad, la normativa impide que los chóferes recojan a pasajeros fuera de la localidad en la que están censados y el incumplimiento de esta norma «se castiga con multas de 1.500 a 3.000 euros», según señaló uno de los profesionales.

El acuerdo también deparará beneficios para los clientes. Aunque en todo momento tendrán preferencia los taxistas de la localidad de origen de la llamada, si los vehículos estuviesen ocupados, los usuarios no tendrían por qué esperar, ni tampoco demandar el servicio a profesionales de lugares más alejados, que pueden aplicarles tarifas más altas -una situación que se produce ocasionalmente, aunque la ley no lo permite-. En estos casos, el taxista más cercano en las inmediaciones podrá dar la cobertura.

El gremio presentó una solicitud en los ayuntamientos de Zierbena, Ortuella, Trapagaran, Muskiz y Abanto, que se está gestionando al unísono con el fin de facilitar el trabajo de los conductores. De hecho, este último municipio se ocupa de coordinar las conversaciones con la Diputación para llevar a buen puerto el proyecto de convertir la cuenca minera en un área territorial de prestación conjunta de servicios que mejore el día a día de taxistas y usuarios.

Según manifestó la regidora de Abanto, Maite Etxebarria, «se trata de una demanda justa». «Lo que ahora nos compete es facilitar el cambio legal, que finalmente tendrá que autorizar la Administración foral», agregó. Tras declarar su «apoyo» a los profesionales de la carretera, garantizó que la iniciativa «redundará en beneficio del sector y la ciudadanía de Meatzaldea». Y en ese proceso, abundó, «acompañaremos» a los trabajadores.

«Taxis pirata»

La tramitación, previsiblemente, concluirá a finales de año. Ocho taxis circulan oficialmente por las calles de Trapagaran, seis recorren Abanto y otros tantos Muskiz, mientras que Ortuella dispone de tres vehículos. Sin embargo, un portavoz del gremio subrayó que existe «competencia desleal» por parte de los denominados «taxi pirata». Un problema que, según denuncian, afecta a todos los pueblos de la comarca.

En algunos casos, sus conductores «son extaxistas que conservan una cartera de clientes y bajan los precios para mantenerlos». Otros, sin embargo, «son particulares con parada fija en los clubes de alterne de Trapagaran. Quedan con las prostitutas para recogerlas a domicilio, traerlas al club, esperarlas a la salida y devolverlas a casa». Una situación de sobra conocida en la comarca, pero que han «puesto en conocimiento de la Policía local y la Ertzaintza», aunque sin una respuesta satisfactoria, apuntan: «Nos dicen que no se puede hacer nada». De hecho, se trata de una práctica «difícil de perseguir», porque hay que demostrar que los viajeros están pagando por ese transporte. Y, para colmo, «cada vez hay más», lamentan.