Cruces estrena dos salas de espera y juegos para niños hospitalizados en lactantes y oncología

Personal sanitario visita la nueva sala de lactantes./
Personal sanitario visita la nueva sala de lactantes.

Según fuentes del centro sanitario, las dependencias son ahora "más funcionales y cómodas, para facilitar la estancia en el hospital y el descanso de los familiares y los pacientes"

EVA MOLANObilbao

El hospital de Cruces estrenó ayer dos salas de espera y juegos destinadas a niños hospitalizados y a sus familiares, decoradas y sufragadas por la multinacional sueca Ikea, que ha querido convertir los espacios en lugares «más alegres». La empresa ha vestido una sala de espera de la zona de lactantes, situada en la planta 6ª D, donde cada ejercicio atienden a un millar de pacientes de hasta dos años. Los trabajadores transformaron el cuarto en un office con microondas, una televisión de plasma, un sofá y un baño con ducha.

Además, la firma asentada en Barakaldo también ha reconvertido un despacho de la planta de oncología pediátrica, donde atienden a más de 340 niños al año, en un espacio de cuento, repleto de colorido, con sofás y asientos, televisión, sillas, juegos y peluches. Según fuentes del centro sanitario, las dependencias son ahora «más funcionales y cómodas, para facilitar la estancia en el hospital y el descanso de los familiares y los pacientes».