Exigen a Lakua que modifique el decreto que limita las alturas en el Casco Viejo portugalujo

PSE y PP solicitan al Gobierno vasco que modifique el decreto que limita a tres el número de alturas de los edificios ubicados en el corazón histórico de la villa

AIDA M. PEREDAportugalete

«Es como sacar baldes de agua del mar», señaló ayer Iñaki Arana, presidente de la Asociación de Vecinos Portu Zaharra, al conocer la moción conjunta anunciada ayer por el PSE y el PP en la que solicitan al Gobierno vasco que modifique el decreto que limita a tres el número de alturas de los edificios ubicados en el corazón histórico de la villa. Este es uno de los puntos negros del Plan Especial del Casco Viejo diseñado por el equipo de gobierno local. Desde su presentación en febrero ha caído como un jarro de agua fría en el barrio, que se ha unido con un objetivo claro: paralizar el plan y elaborar un nuevo texto «donde exista una verdadera participación ciudadana y se dé respuesta a las peticiones vecinales».

El plan aprobado inicialmente califica los últimos pisos de 23 bloques como «elementos disconformes al planeamiento» basándose en la ley del Ejecutivo autonómico, que establece como «altura de conservación ambiental la planta baja y tres pisos para áreas declaradas Conjunto Monumental» como en el caso del casco histórico jarrillero, según explicó el concejal de Urbanismo, Ángel Anero. La polémica etiqueta ha suscitado gran preocupación entre los afectados, ya que supondría que, en caso de que estos edificios fuesen pasto de las llamas, como ha ocurrido en Pasaia o Bermeo, no podrían mantener el número de pisos y sólo tendrían permiso para la reconstrucción de tres niveles.

En vista de las dificultades que ocasionaría a las comunidades, PSE y PP han decidido solicitar a la consejería de Cultura «que elabore una nueva redacción del artículo en la que recoja la obligación de respetar la altura de bajo más tres únicamente para las futuras edificaciones que se levanten en los solares ahora vacíos y que mantenga la altura de los bloques existentes en la actualidad». Ambas formaciones, que rechazaron la moción de suspensión del plan presentada por Bildu y PNV, llamaron ayer a la unidad de todos los grupos para «sensibilizar» a Lakua.