Barakaldo prepara la liquidación de su deuda con 67 comunidades

El próximo Pleno consignará los 674.848 euros que la sociedad urbanística Eretza debe en ayudas por instalación de ascensores y arreglo de fachadas

SERGIO LLAMASbarakaldo

Barakaldo prevé liquidar ya la deuda que la sociedad urbanística Eretza tiene contraída con 67 comunidades de vecinos del municipio, en algunos casos desde el año 2008, a las que aún no ha abonado las subvenciones que aprobó para la instalación de ascensores y el arreglo de fachadas. El alcalde, Alfonso García, llevará al Pleno del día 27 la concesión directa de una ayuda a los propietarios de estas viviendas por valor de 674.848 euros: 540.000 se corresponderán con 54 portales que colocaron un elevador, y los 134.848 restantes serán para los 13 comunidades que rehabilitaron sus inmuebles.

La fórmula de subvención directa que el Consistorio prevé aprobar en Pleno permitirá abonar el pago de la forma más rápida posible. El dinero, en todo caso, procederá del superávit de cinco millones de euros que arrojó la liquidación del presupuesto municipal de 2013.

La última semana del pasado año, y a través de una carta, el alcalde ya se había comprometido con medio centenar de comunidades a pagar cuanto antes las subvenciones concedidas por Eretza. «Me siento en la obligación moral de buscar una solución», defendió el regidor en una misiva en la que recordaba la difícil situación económica que atravesaba dicha sociedad. Entonces, un primer cálculo estimó el pago total a realizar en 440.000 euros, que debían abonarse a 44 portales a los que todavía se adeudaban las ayudas.

Según había denunciado el PP de Barakaldo, Eretza tenía pendientes de abonar las subvenciones a más de un centenar de comunidades de vecinos. En el Consistorio fabril matizaron que los 67 bloques a los que se dirigen ahora ya tienen concedida la ayuda. El resto está pendiente de aprobación por parte del consejo de administración de Eretza, o a falta de que se certifique que se han llevado a cabo los trabajos para los que se solicitó el dinero. Por todo ello, todavía no se habría generado la obligación de que sean abonadas. Además, las bases especifican que únicamente se conceden ayudas siempre y cuando exista consignación presupuestaria, «algo que no se ha producido», advirtieron.

Cambio de ordenanza

Junto al abono de la deuda, el Ayuntamiento prevé modificar la ordenanza que regula las ayudas. El objetivo no será cambiar las bases o las cuantías que perciben las comunidades de vecinos, sino ajustarse a la actual normativa legal. Actualmente, el texto que regula estas concesiones parte de la sociedad pública, cuando algunos informes técnicos advierten que jurídicamente deberían tener su origen en el Consistorio. El área de Urbanismo trabaja ya en el nuevo reglamento a petición del consejo de administración de Eretza.