1.500 vecinos de Portugalete cobraron la RGI el año pasado

Las dificultades económicas son las que mueven a los vecinos a pedir ayuda al Ayuntamiento

E. PÉREZ PORTUGALETE.

La recuperación de la crisis es una realidad, pero todavía hay muchos vecinos que viven las consecuencias de la depresión económica. En Portugalete hay 1.500 familias que cobran la RGI. Así lo confirmó ayer el alcalde de Portugalete durante la presentación del balance de atención de los servicios sociales municipales. Esta ayuda se reparte a partes iguales entre jubilados con pensiones bajas, trabajadores con sueldos precarios y desempleados.

Las dificultades económicas son las que mueven a los vecinos a pedir ayuda al Ayuntamiento. Cuatro de cada diez personas que lo hacen alegan problemas para llegar a fin de mes, llenar la nevera o pagar las facturas. Solo el año pasado, 2.782 familias pidieron que se les echara una mano. «Esto significa que más de 6.000 personas tocaron nuestras puertas para reclamar nuestra atención» en los últimos 5 años, aclaró el alcalde de Portugalete. El perfil general del ciudadano que se acerca hasta las dependencias municipales es el de una mujer mayor de 65 años, según las estadísticas.

Uno de los objetivos más perseguidos por el equipo de gobierno socialista es «evitar que las personas mayores sufran accidentes motivados por la soledad y el abandono». Por ello, el pasado ejercicio se decidió poner en marcha un programa de estimulación cognitiva, que consiste en acercarse al domicilio de los mayores y explicarles los servicios de los que pueden echar mano. «Esta es una de las razones por las que ha habido un aumento del 63% en el número de las unidades convivenciales atendidas en el último lustro», aclaró Torres. De ellas, 1.169 no se habían acercado nunca hasta el Consistorio. Además, se destinó «más de medio millón de euros» a las Ayudas de Emergencia Social, que recibieron 587 familias.

 

Fotos

Vídeos