La vida del pirata gorliztarra Antón de Garai llevada al teatro

Dibujo de navíos y embarcaciones de principios del siglo XVI. / E. C.
Dibujo de navíos y embarcaciones de principios del siglo XVI. / E. C.

Cuarenta vecinos de Plentzia y Gorliz, participarán en una obra popular en la que recrearán la vida de este bandolero de los mares

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA GORLIZ.

Antón de Garai es un desconocido para muchos en Gorliz. Lógico. Vivió hace más de 500 años. Pero su andadura vital merece ser recordada. Fue un pirata que vivió que se adelantó dos siglos a la época dorada de los corsarios que todos conocemos. En 1509, a bordo de una gabarra grande adquirida en La Coruña y al mando de 25 mercenarios, se dedicó a asaltar navíos.

Antón de Garai fue denunciado ante el Corregidor de La Coruña. Atrapad y condenado a muerte. Para ejecutar la sentencia se le llevó a su tierra natal. Murió ante sus vecinos.

Para acercar la figura de este pirata se está preparando una obra de teatro que recreará su vida. Participan en ella cuarenta vecinos de este municipio y de la vecina Plentzia. Al cargo de la dirección está Alex Ygartua. La obra se estrenará el día 20, a las 20 horas, en la plaza de La Iglesia de Plentzia. Una semana después se representará en Gorliz.

El guión está basado en «un escrito existente en el Museo de Plentzia, al que la Diputación y Gobierno vasco concedieron una subvención para hacerlo legible», detalla Ygartua. «Hemos tratado de ser lo más fieles posibles a la historia real, siempre con la dramatización que acompaña a una obra de teatro», avanza.

Algo que hace especial a esta obra es que todas las personas que participan son de Gorliz y en Plentzia., desde el autor del guión, Jokin de Pedro, al encargado de la música, Iñaki Lagos, pasando por los actores. «Pese a ser aficionados, algunos sin ninguna experiencia, defienden muy bien sus papeles con una interpretación excepcional, agradece el director. También han contado con la colaboración de Iñaki Etxeandia, que trabaja con el grupo Deabru Beltza, en todo lo relacionado con la puesta en escena.

Sin dejar el mínimo detalle a la improvisación, han acudido al Museo del Traje Vasco para documentarse acerca de las vestimentas de aquella época. «Nos han ayudado mucho facilitándonos imágenes», valora Ygartua.

La idea de esta obra surgió como acto principal de la conmemoración de la fundación de Plentzia allá por 1239. «Los dos años anteriores habían realizado también una representación, pero no tan ambiciosa como esta», recuerda el director. Aún así en 2017, con otra obra, reunieron a 600 espectadores. En esta ocasión esperan superar aquella cifra. La representación será íntegramente en euskera para «dar un apoyo a las producciones en este idioma», concluye el responsable de esta obra teatral popular.