Vecinos de Sopela protestan por el ruido nocturno de un local de Arrietara

Vista exterior del local, que está muy de moda. / MANU CECILIO
Vista exterior del local, que está muy de moda. / MANU CECILIO

Los técnicos del Ayuntamiento estudian si tiene derecho a sacar los bafles a la terraza

TXEMA IZAGIRRE

Los locales de la privilegiada zona de Arrietara, en Sopela, son los favoritos de decenas de personas para tomar una cerveza por la tarde o disfrutar de un combinado, o de varios, de madrugada. Algo que ha puesto en pie de guerra a algunos vecinos, «hartos» de la incidencia que tiene esto en sus vidas. En esta ocasión, fueron al pleno a protestar por el Indian, un local de gran afluencia situado en la parte alta de esa zona costera. Las denuncias vecinales se producen de madrugada, por lo que es la Ertzaintza la que interviene.

«Estamos hartos y pedimos implicación al Ayuntamiento. Hemos perdido dinero y salud durante años, y seguimos perdiéndolos actualmente», expuso una vecina que intervino como portavoz del colectivo, y que soltó un rosario de quejas hacia el local. Dijo que nunca les informaban en la Administración local respecto a la licencia que disponía y que se han tramitado muchas denuncias sin que hayan tenido efecto. Como ejemplo puso que «se abrieron 14 actas solo en mayo».

Por eso planteó que la Administración local pecaba de permisibilidad con este negocio, cuestión que negó en rotundo el alcalde. El problema mayor registrado es el ruido. Según alegan estas personas, «de jueves a domingo es insufrible. Llevamos toda la vida así. La terraza está en una actividad continua, con la música a tope y los bafles fuera». Los vecinos criticaron que «el tope del aforo se pasa en muchas ocasiones» y que «la salida de humos está a ras de suelo cuando tenía que estar a tres metros de altura, así que los fines de semana todo huele a fritanga». El caso es que Indian tiene los permisos legales y desde junio le han concedido una licencia que le permite cerrar bien entrada la madrugada. El primer edil, Gontzal Hermosilla, explicó que los técnicos municipales analizaron las instalaciones y vieron que «reúne todas las condiciones para tener la licencia 3», que le permite abrir hasta las 4.30 horas las noches de los fines de semana.

«No hay trato a favor»

Hermosilla admitió que, en este caso, el responsable del negocio hostelero lo pidió con mucha antelación y «estuvo esperando años» porque se produjo algún problema burocrático por el que el Gobierno vasco no tramitó la respuesta a la petición cursada por el dueño del local.

Eso sí, el Ayuntamiento de Sopela analiza actualmente si a la terraza exterior de ese local se le puede dar ese uso, según reconoció el alcalde, Gontzal Hermosilla. «Infinidad de veces se le ha dicho que quite los bafles de fuera y no lo hace», reconoció. Hermosilla incidió en que «se está mirando la terraza, porque no está muy claro que la pueda tener», antes de enfatizar que ese negocio no recibe ningún trato de favor por parte del Ayuntamiento. «Las incidencias que llegan de la Ertzaintza se tramitan. No hay ninguna permisividad», apostilló. Mientras, el dueño del local hostelero está convencidos de que respeta todas las exigencias. «Cumplimos toda la legalidad a rajatabla», asegura Javier Iturregi. El responsable del Indian apunta que siempre respetan desde aforos a horas de cierre. «Son cuatro vecinos los que se quejan, porque el resto vienen al local», aseguró. Hace pocos días hicieron 17 años. «Respetamos los horarios porque cerramos media hora antes de lo que se permite», manifestó. Iturregi apuntó que la Ertzaintza lo puede corroborar porque siempre suele haber una patrulla cerca del establecimiento.

 

Fotos

Vídeos