Los vecinos de Getxo podrán presentar mociones a los plenos

Los representantes de PSE, PNV, PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento con el alcalde, Imanol Landa. /  G. U.
Los representantes de PSE, PNV, PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento con el alcalde, Imanol Landa. / G. U.

El Ayuntamiento modifica el reglamento municipal para permitirles también asistir a las comisiones informativas

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Vecinos y colectivos ya podrán participar en la vida política del Ayuntamiento de Getxo, algo que va a ser posible tras el consenso alcanzado para modificar el Reglamento Orgánico Municipal (ROM), que permanecía casi inamovible desde 1986. El paso dado se ha logrado por el consenso conseguido entre el equipo de gobierno -formado por PNV y PSE-, el Partido Popular y Ciudadanos. Los cuatro grupos suman un 70% de la representación de los grupos políticos. Ellos han decidido que se abrirá a la participación ciudadana y de los colectivos tantos los plenos como las comisiones. Eso era una cuestión imposible hasta la fecha. Ni Guk ni EH Bildu se han sumado a esta iniciativa.

El ROM regula el funcionamiento del Ayuntamiento y estas formaciones han llegado a un acuerdo de mínimos. Uno de los pasos más importantes es que las asociaciones, colectivos o vecinos no se tendrán que restringir a poder plantear sus peticiones en el apartado de ruegos y preguntas que se abría al finalizar el pleno municipal. El reglamento solo permitía intervenir al vecino y escuchar la respuesta del alcalde, Imanol Landa.

A partir de la aprobación de esta modificación, las comisiones informativas y los consejos rectores de los organismos autónomos serán públicos. Se podrá asistir e intervenir, siempre y cuando tengan «el carácter de interesadas en el punto del orden del día correspondiente». Aparte de eso, se podrá tomar la palabra en el turno de ruegos y preguntas, indicaron desde el Ayuntamiento.

Los propios ciudadanos o asociaciones podrán presentar mociones en el pleno. ¿En qué caso será posible? Pues cuando la propuesta cuente con el respaldo de un mínimo del 1% de firmas de personas mayores de edad del municipio. Eso supone unas 750 rúbricas, un número superado en muchos casos. Quizás uno de los últimos sea la petición de arreglar el edificio de la estación de Neguri, dependiente de Eusko Trenbide Sareak, una construcción de interés que sigue apuntalada y sin arreglo pese a las quejas vecinales.

Otros cambios afectan a la normativa de los debates plenarios y de la participación de la ciudadanía en ruegos y preguntas. Se establecen tiempos y se ordenan turnos de intervenciones. Igualmente «se regula un nuevo procedimiento de aprobación de los presupuestos municipales». Según indicaron desde el Ayuntamiento, eso conlleva el aplicar «la Ley de Instituciones Locales de Euskadi». Consiste en que los partidos trabajen más los pasos previos, antes de llevarlos a sesión plenaria. Por último, también se regula la Junta de Portavoces, algo que no estaba recogido hasta ahora en el Reglamento Orgánico Municipal.

PNV, PSE, PP y Ciudadanos consideran «clave» este acuerdo que «supone un avance importante en la actualización y adaptación de la norma básica de funcionamiento del Ayuntamiento a la realidad jurídica presente con avances importantes en el ámbito de la participación ciudadana». La previsión es que este nuevo marco entre en vigor con el inicio del próximo mandato.