El 42% de los vecinos de Getxo inscritos en Etxebide busca piso en alquiler

Las viviendas en ruinas de Sarrikobaso dejarán paso a 64 pisos, 28 de ellos de VPO. / PEDRO URRESTI
Las viviendas en ruinas de Sarrikobaso dejarán paso a 64 pisos, 28 de ellos de VPO. / PEDRO URRESTI

El Ayuntamiento elaborará un Plan de Vivienda 2020-2035 para conocer las necesidades reales en el municipio

TXEMA IZAGIRREGETXO.

La vivienda es un derecho caro. Y también en Getxo, donde el metro cuadrado para adquirir una casa se acerca a los 3.600 euros. Así, no es de extrañar que las tendencias cambien y que el alquiler, que tampoco es barato, gane adeptos; especialmente si se trata de pisos sociales, mucho más asequibles. Tanto es así que, de los demandantes de vivienda inscritos en Etxebide en la localidad (más de 4.400), el 42% estén interesados en el arrendamiento. El porcentaje lo revelaron desde el equipo de gobierno en el último pleno, en el que los partidos coincidieron en la necesidad de alcanzar un acuerdo para impulsar la construcción de VPO.

Desde hace años, los jóvenes tienen que marcharse a otros municipios donde pagan menos, de manera que la fórmula para evitar la fuga de estos vecinos reside en darle «impulso, estudio, compromiso y acción» a las políticas de vivienda, destacó la portavoz socialista Carmen, Díaz.

EH Bildu presentó una moción para que los proyectos que el Ayuntamiento ha puesto en marcha en los despachos, en colaboración con el Gobierno vasco, sean para arrendamiento en vez de para compra. Ibon Rodríguez, concejal de coalición soberanista, recordó que el Consistorio dispone de dinero para hacer frente a la construcción. De hecho, en la misma sesión plenaria el responsable de Tesorería, Intervención General, Personal y Organización, Inaxio Uriarte, explicó el 2018 se cerró con un remanente de 15 millones de euros.

Díaz aseguró que el Ejecutivo local es de disponer de pisos sociales de alquiler: «Compartimos las preocupaciones», pero, a su juicio, para la ejecución de viviendas protegidas o sociales «es preciso alcanzar pactos». En ese sentido, avanzó que su departamento (Cohesión Social) va a encargar «la redacción de un nuevo Plan de Vivienda 2020-2035. De ahí saldrá el número de VPO de alquiler».

La petición de EH Bildu se desechó porque los partidos mayoritarios defienden la necesidad de una oferta variada. Álvaro González, titular del área de Contratación, Patrimonio y Vivienda, recordó que «la vivienda es una competencia compartida con el Gobierno vasco». El Ejecutivo autónomo es el que ha decidido que las futuras casas de Venancio se ofrezcan en propiedad y las de Sarrikobaso en alquiler, mientras que, en el caso de las de Ormaza, aún se está estudiando la fórmula más adecuada.

348 viviendas sociales

González resaltó que en la pasada legislatura se produjo «un salto cualitativo y cuantitativo». De 2015 a 2019 se pusieron en marcha o se construyeron en diez promociones 661 VPO, de las que 348 fueron en régimen de alquiler. Eso, subrayó, se consiguió «por el acuerdo del Plan de Vivienda puesto en marcha por el Gobierno -PNV y PSE- con el apoyo del PP».

Únicamente Elkarrekin-Podemos apoyó la petición de EH Bildu. «Coincidimos en el diagnóstico, porque hay que dar salida al problema que tiene la gente joven para acceder a un piso por los precios de mercado». La concejala de la formación morada Paula Amieva resaltó que esa fórmula del alquiler social también serviría para solucionar en parte las barreras con que se encuentran «algunos colectivos», como «los migrantes».