Vecinos de Getxo denuncian ruidos y olores provenientes del vertedero

Planta compactadora de basuras de Getxo, situada en las inmediaciones de Bolue. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Planta compactadora de basuras de Getxo, situada en las inmediaciones de Bolue. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Auzokideok sostiene que se incumplen las medidas correctoras previstas para paliar las molestias que genera la planta de basuras próxima a Bolue

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Ruidos, malos olores, inseguridad por la excesiva velocidad de algunos camiones de basuras o el estado de las arquetas, que facilita el encharcamiento de la carretera. Estas son las principales quejas que trasladan los vecinos del barrio getxotarra de Larrañazubi y de la que se han hecho eco en la plataforma Auzokideok. Se trata de una zona cercana al pantano de Bolue. Allí existe una planta compactadora de basura y parte de los residentes inciden en que aún no se han puesto en marcha los las medidas correctoras prometidas para minimizar las molestias.

«Los vecinos de Larrañazubi denuncian su situación de abandono y el incumplimiento de promesas y condiciones del contrato de basuras», aseguran desde la organización vecinal. Este colectivo puntualiza que esto «se traduce en un entorno peligroso, sucio y muy descuidado». La plataforma traslada que el constante paso de camiones por la zona, el escaso mantenimiento de algunas infraestructuras y la planta generan los problemas. «Los propios residentes tienen que retirar a veces los desperdicios que pierden los camiones en la carretera».

«El contrato de recogida de basuras establecía que la empresa concesionaria debería de mantener la carretera en buen estado y emprender una serie de acciones para mitigar el ruido», algo que en la plataforma vecinal entienden que no se ha producido. A esto suman que, en su opinión, «el Ayuntamiento de Getxo no ha hecho absolutamente nada para que se cumpla años más tarde» estas condiciones. Lo que, a su entender, «es un ejemplo de desidia y abandono».

Ni siquiera se ha eliminado el peligro de los camiones que pasan por la zona. El problema es más patente de noche. «Hay camiones de basura que incumplen el límite de velocidad, de circular a 30 kilómetros por hora. Eso hace que pasen por las casas de manera peligrosa, provocando ruidos y estruendos grandes incrementados por los socavones de la carretera». Tampoco les convence a los vecinos de la zona el «nulo mantenimiento acequias y de canalizaciones de pluviales». Se quejan de que eso facilita que siga inundándose la carretera.

Desde el Ayuntamiento de Getxo consideran que la situación ha mejorado en esa zona, ya que «allí había un vertedero que fue sellado pero que tiene que tener un seguimiento durante al menos 25 años». Y añaden que «tenemos interlocución directa con los vecinos. Seguimos trabajando e insistiendo en minimizar los impactos que una planta conlleva».