Vecinos de Berango temen por el futuro del «pulmón verde» del barrio Lantzarte

Varios vecinos disfrutan del espacio verde de Lantzarte. / PEDRO URRESTI
Varios vecinos disfrutan del espacio verde de Lantzarte. / PEDRO URRESTI

La alcaldesa en funciones, Anabel Landa, asegura que cualquier proyecto «se someterá a un proceso de participación ciudadana»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA BERANGO.

El anuncio en campaña de la alcaldesa en funciones de Berango, Anabel Landa, de su intención de renovar el barrio de Lantzarte ha disparado las alarmas entre un grupo de residentes en la zona. El portavoz del colectivo vecinal, Mikel Cerrato, expresa el temor que «una vez se urbanice la campa, no se retome el proyecto de edificar teniendo en cuenta que el suelo esta calificado como urbanizable».

Según, la información que manejan el futuro vial «iría pegado a la finca de los Aguirre y el aparcamiento se situaría en la misma área, hipotecando esta zona de esparcimiento», muy cercana al Ayuntamiento donde se desarrollan diversas actividades durante las fiestas patronales u otros actos sociales, advierten

Cerrato señala sobre «el riesgo de desarrollar urbanísticamente esta zona, quizás no se haga nada en los próximos cuatro años, pero nadie garantiza que no se ejecute a futuro». Además, pone en duda la «necesidad real de más aparcamientos en el barrio, quizás quieran beneficiar a otros barrios como Etxebarri», concluye.

Por su parte, Anabel Landa, se muestra contundente. «Cuando hablamos de renovación del barrio Lantzarte, nos referimos a arreglar el barrio, no vamos recuperar el proyecto para construir en la campa, nada más alejado de nuestras intenciones». La idea del PNV para este emplazamiento pasa por «mejorar la accesibilidad, habilitar aparcamientos pero no vamos a edificar nada», recalcó. En este apartado, «daremos prioridad a la reurbanización de la zona de Kurtzes».

Landa no dejó pasar la oportunidad de señalar que «no existe actualmente ningún proyecto redactado ni en cuanto a renovación del barrio ni en cuanto a nuevos viales ni aparcamientos». El día que el equipo de gobierno cuente con este material «se someterá a un proceso de participación ciudadana entre todos los residentes en Berango, tal y como se ha realizado en anteriores ocasiones». Así que el futuro de la zona será «decisión de los vecinos y vecinas quienes opinarán si quieren o no nuevos aparcamientos, nuevos viales o no, y dónde los quieren en caso de considerarlos necesarios», concluyó la futura alcaldesa que en la próxima legislatura contará con mayoría absoluta en el salón de plenos.

La polémica sobre el futuro de la campa de Lantzarte no es nueva. Hace seis años la oposición vecinal y de gran parte del pleno municipal, evitó un plan para edificar 80 pisos tasados. La operación barajada por el equipo de gobierno consistía en vender el solar por cuatro millones de euros a la sociedad pública Azpiegitura, encarga de levantar los nuevos inmuebles.