Los Urris descorchan los 'Santiagos'

Los Urris llenaron el balcón del Ayuntamiento de Gorliz, leyeron el pregón y se desató la juerga. /NEREA REGUEIRA
Los Urris llenaron el balcón del Ayuntamiento de Gorliz, leyeron el pregón y se desató la juerga. / NEREA REGUEIRA

La asociación de Gorliz abrió ayer unas fiestas que animaron a disfrutar «sin malos rollos» y en las que pidieron a los vecinos que «participen»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGORLIZ

La convocatoria prometía. Los Urris, gamberros oficiales de Gorliz, tenían encomendado prender la mecha de los 'Santiagos'. Y no defraudaron. Los representantes de la asociación, que cumple medio siglo, comparecieron ayer, algo antes de las ocho de la tarde, en el balcón del Ayuntamiento para ejercer de pregoneros de las fiestas patronales de la localidad. En esta ocasión optaron por la innovación, combinando la lectura del texto que tenían preparado con el canto de bertsos para hacer más ameno el acto.

Los encargados de iniciar los festejos, que optaron por la brevedad, aparte de agradecer «a los que fueron y pasaron por esta cuadrilla que ya no están con nosotros», invitaron a todos los presentes «a disfrutar y participar de las fiestas sin malos rollos». Concluyeron lanzando a pleno pulmón la proclama «ondo pasa pasa barik eta Ez da beti ez... Solo sí es sí».

La lectura del pregón y lanzamiento del txupinazo, ante una plaza abarrotada de vecinos y veraneantes, cedió el testigo a uno de los eventos más representativos de 'Santiagos': la bajada de cuadrillas. Participaron decenas de personas de todas las edades, disfrazadas para la ocasión, que completaron un recorrido que arrancó un poco más arriba de la iglesia para adentrarse en las calles Itxasbide y Eloisa Artaza, hasta acabar en Ondargane.

En total tomaron parte una veintena de agrupaciones entre las propias cuadrillas, grupos de batukada, trikitilaris, txistularis y zanpartzar, colectivos encargados de la animación festiva, que contó con la aprobación de un numeroso público que no faltó a esta cita aprovechando la bonanza meteorológica.

No pasó a lo largo de la tarde desapercibida la presencia de Los Urris, ataviados con su extravagante vestimenta compuesta por una falda escocesa, camisa blanca, chaleco sin mangas con el logotipo de la asociación y la imprescindible txapela. Y, más que por su indumentaria, se dejaron notar por el tamaño del grupo, superando el centenar de personas que se unieron para conmemorar las bodas de oro de una cuadrilla que nació como banda de cartón hasta convertirse hace unos años en un colectivo con un claro componente solidario.

«Hicimos un llamamiento a todos los que han pasado por el grupo para unirnos y celebrar este aniversario y la respuesta ha sido multitudinaria», resaltaba emocionado el presidente de la asociación, Joseba Landa. En esta convocatoria, quedó patente el relevo generacional que han vivido a lo largo de décadas con la presencia de personas de todas las edades.

Estos actos fueron la antesala de un apretado programa festivo que se prolongará a lo largo de cinco jornadas, donde tendrán lugar actividades variadas como la trigésimo primera feria agrícola, concursos gastronómicos, conciertos, certamen de playback...

Con motivo de las fiestas, además, desde ayer y hasta el domingo a las ocho de la tarda no habrá OTAen las calles Itsasbide (del número 4 a 33), Argiñena (incluyendo el parking), Eloisa Artaza, Andra Mari (del número 1 hasta la rotonda), Krutzeta, Iberre Zeharbide, Ageo (hasta Argiñena), Taberne Aurre (hasta Argiñena), Talaia Bidea (del 12 B hasta Itsasbide), Larraganena Estrata y Aldai.