Tres lesionados en mes y medio por el «mal estado» del gimnasio de Sakoneta en Leioa

Las máquinas están «oxidadas y muchas se paran» de repente, causando golpes. / USUARIOS DE SAKONETA
Las máquinas están «oxidadas y muchas se paran» de repente, causando golpes. / USUARIOS DE SAKONETA

Dos se accidentaron tras la rotura de la misma máquina de remo con unos días de diferencia. Ambos fueron atendidos en Urgencias

Eva Molano
EVA MOLANO

Los usuarios del polideportivo de Sakoneta de Leioa están indignados. Hace tiempo que se quejan del mal estado de las máquinas del gimnasio, la única infraestructura pública de estas características en la localidad. Recogieron más de 200 firmas hace tres años, llegaron a reunirse con responsables municipales y han puesto muchas quejas. El Ayuntamiento realizó algunas mejoras, pero los aparatos «siguen igual o peor». La gota que ha colmado el vaso de su paciencia ha sido los tres accidentes por rotura de máquinas que han ocurrido en el último mes y medio. El primero fue por el fallo en una cinta de correr, según denunciaron. El deportista «se pegó un leñazo de preocupar». Los otros dos se registraron en el mismo remoergómetro, con pocos días de diferencia. Los afectados tuvieron que ser atendidos en Urgencias.

Uno de ellos, un vecino de 44 años que lleva 20 abonado a Sakoneta, expuso que «estaba haciendo polea y se partió el cable. Me caí de espaldas y me torcí el cuello». Como sentía molestias, fue a Cruces. «Me hicieron una placa y me mandaron dos días de reposo con relajantes musculares. Tenía libre, así que no hizo falta cogerme la baja. Pero todo es un desastre desde hace tiempo. Las cuatro máquinas de remo están mal desde hace años. Me he tenido que apuntar al club de remo de Getxo», criticó. Después de su accidente, fue el propio monitor el que tuvo que arreglar la máquina como pudo, con toda «su buena voluntad, ya que no mandaron a ningún técnico, solo le dieron cuerda», explicó el otro accidentado.

Los abonados critican la falta de mantenimiento y la vejez de las máquinas.
Los abonados critican la falta de mantenimiento y la vejez de las máquinas. / USUARIOS DE SAKONETA

«La cogí ese mismo día, sobre las 19.00 horas del lunes de la semana pasada. Puse 85 kilos y en mi tercera repetición, el mismo cable se partió. Caí de espaldas y del golpe tan fuerte me quedé sin respiración», recordó. Fue un impacto terrible contra el suelo. También le hicieron placas en Urgencias, pero «sigo teniendo dolores fuertes en la columna, en la zona lumbar, y ahora me van a hacer una resonancia. Esperaré a todas las pruebas y con el informe médico que resulte de ellas denunciaré. No pienso dejarlo pasar porque el Ayuntamiento debe vigilar que se cumple el contrato», aseguró. Después de su siniestro, sí arreglaron el aparato. La gestión del gimnasio se adjudicó a un empresario local en 2005. Desde entonces cobra el 65% del importe de las cuotas, - hay unos 1.000 usuarios- debiendo renovar cada cinco años el equipamiento con 55.600 euros. El contrato caducó en junio de 2017 y como muchos otros, está prorrogado hasta que se adjudique a otra firma. Ahora mismo, tanto el suministro de máquinas nuevas como la gestión conjunta de este espacio y el de Torresolo están en licitación.

«Es denigrante»

Los usuarios aseguran que durante todo este tiempo, el gimnasio ha estado en condiciones lamentables. «No se ha invertido lo pactado en el gimnasio y eso cualquier socio lo sabe. Yo llevo desde 2006 y solo se han puesto colchonetas nuevas. Ha habido hasta 7 aparatos rotos a la vez, han dejado pasar meses para hacer arreglos...», explicó el último joven accidentado. «Estamos asqueados. Tenemos máquinas de 15 años, rotas, roñosas, oxidadas... Es denigrante. Las cintas de correr se paran en seco, mucha gente se cae, lo que pasa es que no denuncian. Han puesto ladrillos acolchados para que se hagan menos daño», se quejaron otros abonados desde hace más de diez años.

Muchos han optado por apuntarse a otros gimnasios y solo pasan por Sakoneta si tienen poco tiempo. Un portavoz del gobierno local admitió que ha habido accidentes «por alguna avería. Tanto de su reparación como del seguro se encargará la empresa concesionaria». Eso sí, aseguró que los informes técnicos rechazan que haya incumplido las cláusulas del contrato. Y agregó que a lo largo de estos años se han ido mejorando cuestiones «como la ventilación, suelos...»

Temas

Leioa, Getxo
 

Fotos

Vídeos