Vecinos de Romo anuncian más protestas contra los derribos

Manifestación de pensionistas de Uribe Kosta en apoyo de los de Romo./EL CORREO
Manifestación de pensionistas de Uribe Kosta en apoyo de los de Romo. / EL CORREO

«No nos vamos a quedar de brazos cruzados», advierten después de que Landa confirmara que tirarán el Hogar del Jubilado del barrio

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Los jubilados de Romo preparan «una celebración sencilla», de cara al 31 aniversario del Nagusien Etxea, que tendrá lugar el 21 Noviembre. «Será parecido a todos los años. Habrá un lunch y alguna actuación», comentan desde la directiva. Actualmente hay unas 40 personas que trabajan de forma voluntaria para mantener abiertas y en funcionamiento estas instalaciones en las que algunos mayores protagonizaron un encierro en mayo pasado porque les retiraron algunos servicios y los conserjes fueron trasladados a la sede abierta en la tercera planta de la Romo Kultur Etxea.

«Tememos que este sea el último aniversario». Desde la Junta Directiva trasladan que puede ser la última celebración en los locales de la calle Lope de Vega 12. «Está claro que esto es una guerra de desgaste», comenta un jubilado del barrio, convencido de que al final el inmueble se convertirá en escombros. El propio alcalde, Imanol Landa, ya contestó en el último pleno a un pensionista que la posición del equipo de gobierno -integrado por PNV y PSE- era la de derribar esos locales, junto a los del Aula de Cultura y el Euskaltegi para construir pisos protegidos para jóvenes.

«Romo tiene una gran oportunidad y va a luchar por ella»

El primer edil apostilló que además había plazas libres en el centro de día del Sagrado Corazón y que había una asociación que ofrecía este servicio en el municipio y que también tenía vacantes. «La respuesta del alcalde fue muy lamentable. No es cierto lo que dijo respecto a que no hay necesidades para los mayores», asegura José Mari Murillo, presidente de la Plataforma Romo, que es contraria al derribo del inmueble, al igual que la asociación de vecinos de la zona. «Lo que está claro es que no nos quedaremos con los brazos cruzados», agrega.

La pretensión pasa por protestar y mostrar la indignación vecinal como ya lo hicieron los meses pasados. «Vamos a intentar movilizar al barrio desde la Plataforma en contra de echarnos del Nagusien y de derribarlo». Por ahora, ya han arrancado pegando propaganda y carteles para defender el uso de esos edificios. «Ahora mismo se tienen vacíos el eusklategi y el Aula, cuando hay grupos sin locales o servicios que se podrían ofrecer». Murillo está convencido de que «Romo tiene ahora una gran oportunidad en estos edificios y va a luchar por ella».

La pretensión es que se abra un centro de día allí. «El acalde ha dicho que hay plazas libres, pero aquí vemos todos los días cómo se llevan mayores en furgonetas al que hay Leioa». El presidente de la Plataforma Romo está convencido de que «la cercanía al centro de día propiciaría que se apunte más gente». Requiere al Ayuntamiento de Getxo «que pida uno en Romo a la Diputación», que es la competente en la materia.

Y plantea que el gobierno local mire lejos: «Se debería pensar en las necesidades que hay a futuro. Cada vez hay más mayores y cada vez se vive más». Por ahora los 40 voluntarios ayudan a realizar tareas de conserje y demás con una visión positiva. «Moralmente estamos bien, aunque parece que nos estamos dando contra una pared porque siempre nos contestan lo mismo del equipo de gobierno». Murillo advierte de que ellos son «conscientes de que tienen la sartén por el mango y están esperando a que nos cansemos. Ellos son profesionales y nosotros no, pero aguantaremos hasta donde podamos».

Por ahora las actividades siguen su curso en la vieja sede y con muy buena aceptación. «No se ha notado que funciona el Hogar del Jubilado de la tercera planta de la Romo Kultur Etxea. Las actividades del Nagusien siguen como siempre y hay hasta lista de espera». El Ayuntamiento ya trasladó los servicios de podología, peluquería y masajes a las nuevas instalaciones, pero el tirón de los locales de Lope de Vega sigue intacto, según estas personas, a la espera de celebrar pronto su 31 aniversario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos