Los técnicos solo han revisado tres de cada diez edificios antiguos de Getxo

Romo es uno de los barrios que más ITEs ha encargado. / P. URRESTI
Romo es uno de los barrios que más ITEs ha encargado. / P. URRESTI

El Ayuntamiento enviará requerimientos a 1.258 comunidades para que encarguen la inspección, obligatoria para los bloques de al menos medio siglo

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La inspección técnica de edificios (ITE) no avanza a buen ritmo en Getxo. Hasta noviembre, solo 629 de las 1.887 comunidades de propietarios obligadas a encargar este informe lo presentaron a los servicios técnicos municipales. Es decir, el 33,4 % de las afectadas, tres de cada diez. Se trata de un documento de revisión realizado por profesionales de la arquitectura que deben entregar los vecinos de los edificios de 50 años o más y que permite al Ayuntamiento y a los residentes, entre otras cosas, conocer la situación real de la conservación y detectar carencias, como grietas, para su posterior reparación, en su caso. Así, se garantiza la buena salud de los inmuebles y se evitan riesgos, como defectos que supongan un peligro para la habitabilidad o la caída de elementos de la fachada, que puede resultar fatídica para los peatones. La gestión es procelosa, ya que requiere que las comunidades aprueben el informe, pidan presupuestos, lo encarguen...

Además, su presentación acarrea un compromiso de arreglar las deficiencias que se detecten tirando, muchas veces, de derramas. En Romo y Las Arenas es donde se ha registrado un mayor avance, ya que casi la mitad de los edificios obligados a presentar la ITE lo han hecho. En Algorta, un 37% de las comunidades antiguas han sido revisadas.

Mientras, Andra Mari y Neguri son las zonas menos cumplidoras. Los técnicos solo han pasado por el 14% y el 23% de los edificios de medio siglo o más. El pasado 27 de junio concluyó el plazo para presentar los informes el Consistorio, que cree que se han obtenido «resultados positivos», va a remitir ahora equerimientos a más de mil comunidades, las que han incumplido esta obligación prevista en la legislación autonómica. La normativa establece que transcurrido el plazo sin dar cumplimiento, el Ayuntamiento podrá actuar de forma subsidiaria y ejercer su competencia en la inspección, llevando a cabo la ITE y después cobrándola. Los bloques deberán realizar las obras de mejora que les indiquen los técnicos. Además, las multas para los que no realicen esta evaluación pueden llegar hasta los 6.000 euros.

La atención, en Santa Clara

El chequeo incide en aspectos como la seguridad de la construcción del edificio, que los especialistas puntúan entre un 1 y un 5 dependiendo de si la intervención necesaria es urgente o se puede esperar a un largo plazo. Otra cuestión analizada es la eficiencia energética. El diagnóstico permite abordar, en este caso, que las futuras intervenciones en eficiencia sirvan como método de ahorro para pagar las inversiones. El tercer aspecto a estudiar por los técnicos es la accesibilidad del inmueble, una cuestión novedosa de la que las administraciones locales no tenían información hasta ahora. Para atender a los vecinos, el Consistorio ha abierto una ventanilla específica en la sede del Área de Urbanismo, en la finca Santa Clara, donde los profesionales aclararán dudas.