Sopela propone a Educación construir el nuevo instituto en la campa de San Andrés

El alcalde de Sopela, Gontzal Hermosilla. /E. C.
El alcalde de Sopela, Gontzal Hermosilla. / E. C.

El Ayuntamiento considera que es la mejor opción para solucionar el problema de falta de espacio en Zipiriñe

TERRY BASTERRA SOPELA.

La solución de falta de espacio que afecta a los centros escolares de Sopela, en especial a Zipiriñe, podría estar más cerca. Tras meses de análisis el Ayuntamiento ha dado con los terrenos que podrían acoger un nuevo instituto en el municipio. Se trata de una finca de 12.000 metros cuadrados situada en la campa de San Andrés -entre la carretera BI-2122 y el camping-, de titularidad municipal y que, en opinión del gobierno local, reúne las características para alojar este equipamiento educativo. Por ello va a poner estos terrenos a disposición del Departamento de Educación para que el Gobierno vasco pueda levantar allí un nuevo instituto.

Lo primero será iniciar los trámites para cambiar la calificación urbanística de un terreno que ya cuenta con acceso rodado. Actualmente está catalogado como rural y se quiere pasar a dotacional, lo que permitiría darle un uso educativo a este espacio. Según explica el alcalde de Sopela, Gontzal Hermosilla, del PNV, este trámite puede requerir entre 6 y 12 meses para completarse -aprobación de la modificación puntual de las Normas Subsidiarias del municipio y periodo de exposición pública, entre otros pasos-. Pese a estos tiempos el gobierno local estima que ésta es la mejor opción. Y lo es, según destaca el regidor, porque se trata de una parcela municipal y sin afección de ríos, dos características que no tiene el terreno de Abaro, opción por la que se decantaba EH Bildu y la edil no adscrita.

La parcela de la campa de San Andrés goza de otro aliciente para el Ayuntamiento: su superficie. Los 12.000 metros cuadrados que la componen pueden permitir en el futuro ampliaciones del instituto, en caso de que se construya en este lugar, o edificar allí nuevos equipamientos educativos o deportivos.

Pero sobre todo entiende el ejecutivo sopeloztarra que es la solución más rápida para dar solución al problema de espacio que afecta a Zipiriñe, donde estudian cerca de 850 alumnos. A esto se suma el ahorro que supone para las arcas municipales, al tratarse de un terreno municipal.

La voluntad del gobierno local es que el Departamento de Educación cumpla su compromiso de construir un nuevo instituto en Sopela y lo haga en estos terrenos que va a poner a su disposición. Este nuevo equipamiento alojaría ESO y Bachiller, un ciclo, este último, que no se imparte en Sopela.

La medida permitiría utilizar el actual instituto de Iberre como colegio y repartir entre este centro y Zipiriñe a todos los alumnos que cursan Primaria e Infantil en los centros públicos del municipio. Sería tener dos escuelas, un modelo similar al que ya se aplicó en la localidad décadas atrás. Gontzal Hermosilla indica que ya se ha trasladado esta propuesta, la de la campa de San Andrés, al Departamento de Educación y al Consejo Escolar de Iberre y que ambos «están de acuerdo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos