Sopela, capital del txistu

El grupo Barinatxe Taldea fue creado en 1999 en Sopela para mantener el txistu en la localidad. /E. C.
El grupo Barinatxe Taldea fue creado en 1999 en Sopela para mantener el txistu en la localidad. / E. C.

Músicos de toda Euskadi reconocerán el sábado la labor realizada por Barinatxe Taldea para mantener este instrumento

TXEMA IZAGIRRE SOPELA.

El Txistu Eguna no recala por casualidad en Sopela el 16 de marzo. La Euskal Herriko Txistulari Elkartea organizará esa cita tan especial junto a la agrupación local Barinatxe Taldea, que en abril cumplirá 20 años de existencia. Se calcula que se juntarán un centenar de instrumentistas de todas las provincias vascas, en un acto muy especial que arrancará con una kalejira desde la iglesia hasta el Aula de Kurtzio, a las 9.30 horas.

Hace dos décadas que en el municipio costero se apagó el sonido de esta flauta tradicional, todo un símbolo de la música floclórica vasca. Entonces Maitane Aurrekoetxea tomó la iniciativa para reunir a los amantes de este instrumento e insuflarle vida en Sopela. «Había un grupo de txistularis, pero no funcionaba», recuerda. Fundó la asociación Barinatxe en 1999. Desde entonces esta mujer es la presidenta.

Y a partir de ahí, se puso al frente de la comitiva. Mujer vital y muy activa, arrancó con una aventura que ha conseguido relanzar a los amantes de este instrumento en el pueblo. Actualmente Barinatxe consta de 31 miembros y goza de buena salud. Son los primeros de la fiesta, los más madrugadores. Salen a primera hora a recorrer y animar las calles para recordar que es día de celebración.

Barinatxe participa en todo tipo de actividades que organiza el Ayuntamiento de Sopela, así como en las fiestas, conciertos y manifestaciones musicales en las que es requerida. Les conocen y les llaman de muchos más sitios. Estuvieron en los premios Sabin Etxea, en el teatro Arriaga; en el décimo aniversario de la banda de txistularis de Bilbao y han actuado hasta en el Palacio Euskalduna.

Pero la guinda es el Txistu Eguna, para cuya organización contarán con el apoyo de la Música Eskola y el Ayuntamiento locales. «Es maravilloso que el Txistu Eguna sea en Sopela. Entre otras cosas, es bueno porque demuestra que el mundo del txistu funciona y está vivo», destaca Aurrekoetxea, que no puede ocultar su satisfacción porque el pueblo sea el sábado punto de encuentro de txistularis de muchas localidad vascas. La cita incluye asamblea de la asociación, pasacalles, recibimiento en el Ayuntamiento, concierto y comida de hermandad.

Temas

Sopela