«Nos sentimos engañados»

Imagen de archivo de la construcción de este parking. / I. S. L.
Imagen de archivo de la construcción de este parking. / I. S. L.

Un centenar de propietarios del futuro parking de Astrabudua rechazan destinar la tercera planta a aparcamiento rotatorio

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

Un centenar de propietarios rechazan la intención del PNV de destinar cerca de un millón de euros a la compra de 70 parcelas en el parking privado Astrabudua para convertir una parte de la tercera planta en aparcamiento rotatorio. «Cuando adquirimos nuestras plazas la promotora VUSA nos aseguró que solo se iban a edificar dos plantas de carácter privado y no estaba prevista la tercera», asegura un portavoz de los afectados. Pero la alarma no tardó en saltar cuando el Consistorio anunció la posibilidad de adquirir algunas de las parcelas.

Un globo sonda que cristalizó en diciembre cuando los jeltzales confirmaron su intención de llevar a cabo esta operación justificada como una medida para «mejorar la problemática de falta de estacionamiento en este barrio». En este proyecto se quedaron solos. Sus socios de gobierno del PSE unieron sus votos a la oposición sacando adelante una moción contra la compra de estas plazas con dinero público.

Ante esta situación, la gran mayoría de los propietarios privados han aunado fuerzas para «evitar que el Ayuntamiento lleve a cabo sus planes y lucharemos hasta el final», advierten. «Todos nos sentimos engañados porque siempre nos han dicho que iba a ser privado, si bien es cierto que nunca lo han plasmado en papel», lamentan.

La base de esta negativa vecinal se debe al temor a que «cualquier persona puede entrar en el aparcamiento y eso supone una pérdida de intimidad y de seguridad». Además, tampoco entienden como «se pueden realizar un aparcamiento público en la planta más baja, cuando siempre está en la primera. Es todo un despropósito».

También denuncian que VUSA «se niega a entregarnos borradores de las escrituras y los estatutos», que regularan la comunidad de propietarios «se lo hemos pedido mediante un burofax y no nos han respondido». Con esta solicitud buscan «saber qué vamos a comprar definitivamente antes de ir al notario», afirman con preocupación. Por el momento, han puesto el caso en manos de un bufete de abogados.

Tampoco descartan dar visibilidad a sus protestas con actos en la calle con la pega de carteles, concentraciones. Incluso valoran «boicotear la inauguración» prevista para mayo.

El estacionamiento de la polémica que se encuentra ubicado junto al Centro de Salud, arrancó con mal pie cuando hace dos años comenzó su comercialización pero la escasa respuesta popular paralizó su venta. Un año después se retomó la operación con un precio intervenido entre los 12.000 y los 18.000 euros, dependiendo del tamaño y ubicación. Esta infraestructura con capacidad para 350 vehículos repartidos en tres plantas. se completará con un espacio de cerca de 2.000 metros cuadrados de zona de multideporte, una plaza, juegos infantiles, paseos y jardines.