El PSE se retracta y apuesta ahora por mantener el edificio de la Nagusien Etxea de Romo

Infografía del edificio Nagusien Etxea. /A. G.
Infografía del edificio Nagusien Etxea. / A. G.

El cambio de rostros en la formación, con Carmen Díaz a la cabeza, se traduce en el rechazo al derribo de este inmueble

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

«Las y los socialistas no estamos a favor del derribo de la Nagusien Etxea de Romo». Así de contundente se muestra la nueva líder del PSE de Getxo, Carmen Díaz. Esto supone todo un giro respecto a la postura mantenida por esta misma formación que, compartiendo equipo de gobierno en la localidad con el PNV, ha defendido esta legislatura la demolición de este inmueble y la construcción de pisos protegidos en su lugar para ubicar la sede del hogar de jubilados en la tercera planta de la Romo Kultur Etxea, donde ya se ofrecen servicios de peluquería, podología y demás.

Según la también candidata a la Alcaldía, «necesita inversión económica y planificación para optimizar sus usos y dar cabida a las necesidades del barrio». Inyectar cinco millones de euros para añadir la construcción de un centro de día, 40 apartamentos en régimen de alquiler social -para jóvenes o mayores-, un parking con 60 plazas de garaje para arrendar y habilitar un huerto ecológico es la pretensión de Díaz. Y, por tanto, la actual visión oficial de los socialistas y de la comisón ejecutiva provincial del PSE.

A su juicio, «la edificación existente forma parte de la imagen y de la memoria histórica del barrio y eso es un bien a preservar». Avala asimismo el trabajo realizado por la asociación del hogar del jubilado de este barrio durante muchos años. La situación actual es que el traslado de algunos servicios ha incluido la retirada de los bedeles de la Ibar Nagusien Etxea. Así que son los propios integrantes de la junta directiva y voluntarios quienes mantienen la actividad diaria del centro.

Algún derribo

No obstante, añadir tantos servicios en la vieja sede sería posible con el espacio disponible. Haría falta una intervención que incluiría mantener la imagen actual. La actuación clave se llevaría a cabo con el derribo de los dos edificios anexos que hay en torno al patio, donde se elevaría una nueva construcción que ampliaría el espacio disponible en el actual hogar del jubilado de Lope de Vega.

Todos los bajos de ese nuevo inmueble se unirían a los usos de la Nagusien Etxea y permitirían la ampliación del jardín que hay en la actualidad. También llama la atención que «el tejado del nuevo edificio se dota para la creación de un huerto ecológico».