La OTA regresa el sábado a Gorliz con bonos mensuales para veraneantes y trabajadores

Una usuaria lee las condiciones de la OTA de Gorliz. / MANU CECILIO
Una usuaria lee las condiciones de la OTA de Gorliz. / MANU CECILIO

El Ayuntamiento ha preparado con más tiempo las nuevas condiciones del estacionamiento regulado para evitar las protestas de 2018

ALBA CÁRCAMO GORLIZ.

Se acerca el verano; las previsiones hablan de más de 30 grados el fin de semana. Y con la llegada del período estival también aterriza la OTA en Gorliz. El estacionamiento volverá a estar regulado en la localidad desde el sábado y hasta el 30 de septiembre. Eso sí, de cara a este segundo año con las calles pintadas de azul y verde, el Ayuntamiento ha querido corregir los problemas que surgieron en 2018, cuando la Administración local tuvo que hacer frente a las críticas de vecinos, comerciantes y trabajadores. Y es que, además de ser una localidad que atrae a cientos de vizcaínos cuando llega el buen tiempo, el municipio también recibe cada día a muchas personas que trabajan en el municipio aunque residen fuera de él.

Uno de los principales cambios, precisamente, se dirige a ellos. Los abonos puestos en marcha de forma precipitada el pasado año no cubrían sus necesidades. En ese sentido, pueden obtener tarjetas de 30 euros para toda la temporada en la que esté activa la tasa o reducidos de 10 euros al mes. Esta propuesta beneficiará, por ejemplo, a los empleados del colegio que viven en otros municipios y que trabajan en junio y septiembre, pero no en julio y agosto.

Para los veraneantes, la idea es similar. Todas las personas que tienen una segunda vivienda pueden acceder a dos abonos de usuarios de alta frecuencia por 50 euros cada uno. Además, tienen la opción de sacar tarjetas mensuales por 15 euros. En cualquiera de los casos, los propietarios tendrán que presentar el recibo del IBI y la documentación de los dos vehículos en la oficina de la OTA, junto a la BBK.

Cambio de horario

A nivel horario, este año también presentará novedades. En vez de empezar a las 9.00 y terminar a las 21.00 horas, la OTA arrancará a las diez de la mañana y finalizará a las ocho de la tarde. Además, en la zona azul, la más céntrica y en la que se persigue una mayor rotación, habrá una hora (a partir de las 14.30) en la que aparcar será gratis.

Los residentes que además de estar empadronados paguen el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica en Gorliz recibirán en su casa las txartelas, y podrán optar a otros dos bonos más pagando, los mismos que estarán a disposición de los veraneantes. En este caso, serán sendas tarjetas de 50 euros cada una, como las de los veraneantes, frente a las de 30, 50 y 80 del pasado año.

El resto de cuestiones se mantienen igual que el verano de 2018. Los vecinos que paguen el impuesto de circulación en la localidad seguirán exentos de esta tasa salvo en la zona roja, la que regula los aparcamientos de la playa y que están en suelo de Costas. Allí tiene que pagar todo el mundo. En las plazas azules se podrá aparcar hasta 4 horas por 4,5 euros, mientras que en las verdes y rojas dejar el coche todo el día costará 8 euros.

La medida afectará a 52 calles -32 de zona azul y 20 verdes- y dos parkings. En total, 3.111 plazas gestionadas por más de una decena de revisores contratados por la empresa Eysa, que tiene un contrato firmado con la Administración local para gestionar el aparcamiento regulado también el próximo verano. Según el acuerdo alcanzado, la compañía abonaba 651.375 euros al Consistorio, que por su parte deberá pagar un canon anual de 24.840 euros a Costas a cambio de aplicar la OTA en los dos aparcamientos de la playa, que están sobre suelo de dominio público.