GUK reclama más inversión social al presentar su candidatura en Romo

Candidatura de GUK ayer en Romo. / GUK
Candidatura de GUK ayer en Romo. / GUK

Kike Prada, candidato a la Alcaldía de Getxo, pidió destinar «hasta el último euro» a un plan de vivienda

T. IZAGIRRE GETXO.

Guk Getxo presentó su renovada candidatura junto a la Nagusien Etxea de Romo con trasfondo simbólico. «Personas de las mismas asociaciones vecinales, que hace casi 40 años lucharon por estos edificios, forman parte de la candidatura ahora», resaltó el cabeza de lista de esta formación, Kike Prada. El sitio escogido no fue casual. «La Nagusien Etxea no se derriba. Debe cambiar la situación de nuestras personas mayores y su insuficiente cuidado y atención». Prada se mostró así contrario al derribo del edificio.

Para Guk es prioritario el cambio de las prioridades de gasto del Ayuntamiento. Quieren «revertir las prioridades de inversión en favor de lo social». A juicio de Prada «es necesario un cambio en un municipio récord en renta per cápita, sueldos políticos y de grandes desigualdades, pero perdido en las listas de la inversión social». Reclamó más atención y cuidados para las personas mayores, «crear centros integrales de atención y un proyecto social e institucional de arquitectura del cuidado para la mejora de la calidad de vida de nuestras personas mayores».

Prada quiere que haya una herramienta propia de ayuda a las familias y personas necesitadas, una «renta básica municipal que cubra desde situaciones de pobreza energética como las necesidades básicas, como ya existen en otros municipios».

El candidato a la Alcaldía del municipio costero rechazó «la sangría del dinero para vivienda social realizada para construir el Getxo Antzokia». A continuación, propuso «destinar hasta el último euro a un plan para vivienda donde los modelos alternativos propuestos por el Gobierno vasco en forma de alojamientos dotacionales, vivienda comunitaria y colaborativas sean el eje de actuación».

Su política en materia de vivienda incluye «relanzar» el programa Bizigune de alquiler y comprar pisos vacíos para ponerlos a disposición de este programa. Y se haría «desde la creación de una Empresa Municipal de Vivienda y Servicios». Para Prada, «la grave crisis ética, moral y la corrupción y clientelismo del equipo de gobierno, es inaceptable».