Punta Begoña cerrará con cristales los enormes ventanales de su salón principal

El salón de las galerías de Punta Begoña acoge cada vez un mayor número de citas culturales. /BORJA AGUDO
El salón de las galerías de Punta Begoña acoge cada vez un mayor número de citas culturales. / BORJA AGUDO

La medida propuesta por los expertos permitirá proteger de la lluvia este espacio para poder desarrollar allí un mayor número de actividades

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Los trabajos para recuperar Punta Begoña darán un claro y evidente paso adelante este 2019. Las obras previstas para este ejercicio incluyen el cierre del gran ventanal que da al salón de estas galerías. La medida permitirá gozar de un espacio cerrado inexistente en la actualidad. De esta manera, al quedar protegido de las inclemencias meteorológicas, las propuestas para organizar actividades culturales en este enclave ya se han multiplicado. Sobre la mesa hay más de una veintena de iniciativas, que analizarán los técnicos y políticos municipales junto con los expertos de la UPV enfrascados en la recuperación científica del edificio. Moda, exposiciones vinculadas a diversos temas o teatro se presentan como las iniciativas más importantes.

«Los ventanales del salón son impresionantes por su magnitud. Una vez se coloque el acristalamiento va a permitir gozar de unas condiciones térmicas y de utilización del espacio muy acogedoras», resalta el profesor de la cátedra Unesco, Gonzalo Arroita. Hasta ahora al público le tocaba soportar con estoicismo los embates de la climatología en primera línea de playa.

Para Arroita, el cierre de vidrio supondrá «un paso muy importante en la consolidación de Punta Begoña como un espacio social y cultural relevante para los getxotarras». En ello se centrarán próximamente los expertos. El amplio abanico de propuestas culturales y de ocio incluye «un ambicioso plan» que ha puesto sobre la mesa un grupo alemán, del que Arroita no quiere dar más detalles.

Las sugerencias planteadas se van a estudiar en febrero. Durante ese mes y el de marzo, las galerías se cerrarán a las visitas, pero «proseguirán los trabajos de mantenimiento y la reorganización». Ese tiempo a puerta cerrada servirá para «valorar las propuestas culturales presentadas desde una doble óptica: que sea compatible con la obra y que encaje con la estrategia cultural programada por el Ayuntamiento de Getxo».

«El 2019 traerá un significativo y apreciable avance de la obra, la configuración como proyecto formativo europeo, la transferencia a la sociedad de los resultados de la investigación arqueológica y la creciente apertura del proceso a las actividades culturales y a las propuestas ciudadanas», destaca el responsable de Urbanismo getxotarra, Joseba Arregi.

Y volviendo a estos ventanales formados por siete paños de casi cuatro metros de altura cada uno, su recuperación arrancará este mes. Aún se conservan en pie los tramos superiores, lo que ha permitido deducir su diseño original para recrearlo.

Lo que ya se ha recuperado en esta gran restauración, que se alargará al menos hasta 2021 con una inversión de 8 millones, es la parte alta de las galerías, como atalaya con vistas privilegiadas al Abra. «Se trata de devolver el monumento a la gente», resalta el profesor de la cátedra Unesco. Por ahora, el interés por este edificio va aumentado. En 2018, más de 15.000 personas visitaron las galerías. Un 25% más que el año anterior.

 

Fotos

Vídeos