El Puerto Viejo rompe barreras y se vuelve accesible para los invidentes

Uno de los paneles dirigido a personas con deficiencia visual. /G. U.
Uno de los paneles dirigido a personas con deficiencia visual. / G. U.

El Ayuntamiento de Getxo ha instalado una serie de paneles en el barrio dirigidos a personas con deficiencias visuales

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

El Puerto Viejo ha roto barreras. Si primero fueron las físicas con el ascensor que evita el uso de las decenas de escaleras de acceso y salida al barrio, ahora han sido virtuales. Gracias a los paneles y mesas interpretativas colocadas se puede dar un paseo con toda la información de este barrio cuyos orígenes se remontan al siglo XVII. La información la tienen ahora a su disposición personas con diversidad funcional o discapacidad.

Basta con usar la aplicación Map's Voice para que un sistema de locución explique los contenidos disponibles de esta barriada que alcanzó una gran importancia en Getxo, gracias a la combinación de la pesca en pequeñas embarcaciones y la actividad de los lemanes que ayudaban a los barcos a sortear los arenales del estuario del Nervión.

El primer aviso al visitante salta junto al nuevo elevador panorámico, donde le da la bienvenida al enclave, hoy convertido en centro de atracción turística y postal típica de Getxo. Luego basta escanear el código QR que hay en las mesas y paneles para conocer la historia de las casas del y descubrir su toponimia. Eso permite acceder a la información cultural y turística en cuatro idiomas -euskera, español, inglés y francés-, a través de móviles compatibles con Android e IOS y tablets.

Allí está la antigua ermita de San Nicolás (1634), que dio pie a la construcción de la bonita iglesia de piedra elevada en el centro urbano de Algorta con dedicación al mismo santo. La ermita fue clausurada, pero la casa tuvo usos diferentes, entre ellos el de escuela náutica. Actualmente, solo se conserva el ábside central de aquella construcción.

También está la Etxetxu, construida en el siglo XVIII por la Cofradía de Mareantes como sede. Estos son solo dos ejemplos de ese recorrido por el Puerto Viejo que ya está al alcance de los invidentes