«No pueden quitarnos algo tan nuestro»

Los manifestantes partieron del todavía Hogar del Jubilado en la calle Lope de Vega. /PEDRO URRESTI
Los manifestantes partieron del todavía Hogar del Jubilado en la calle Lope de Vega. / PEDRO URRESTI

300 vecinos de Romo,la mayoría mayores, claman en una marcha contra el futuro derribo del Hogar del Jubilado y piden completarlo con un centro de día

TXEMA IZAGIRRE

Los jubilados de Romo han reanudado esta tarde las movilizaciones para conseguir que no les trasladen a la nueva sede situada en la Romo Kultur Etxea (RKE), que no se derribe los edificios previstos, su actual Hogar del Jubilado y los locales anexos, y que alberguen un centro integral para mayores.

Eso supondría no llevar a cabo los planes del equipo de gobierno getxotarra –formado por PNV y PSE-, que pretende echar abajo los edificios para construir en la zona viviendas de protección oficial. «Salimos a la calle una vez más ante la intransigencia del equipo de gobierno municipal, que se niega a respetar la voluntad de las personas mayores».

Rafael Martín, presidente del Ibar Nagusien Etxea, ha recordado que se realizó una consulta en la que la inmensa mayoría de los asociados votaron a favor de permanecer en estos locales, que disponen de más espacio en el interior y de una terraza exterior de la que carece la Kultur Etxea. Y también que varias mociones en contra del derribo han sido aprobadas por el pleno municipal.

Martín insiste en que los jubilados saben lo que desean. «Somos personas cada vez más empoderadas que tenemos muu claro cuáles son nuestros deseos y necesidades». Respecto a los edificios, que cuentan con el respaldo del Colegio Vasco-Navarro de arquitectos para mantenerlos por su interés arquitectónico, al que los vecinos suman el plus de las experiencias que los mayores han tenido en estos espacios en los que han ido a clase, se han reunido o han hecho la Primera Comunión, por poner unos ejemplos.

En ese sentido, los manifestantes han recordado a los políticos «que son gestores y no dueños del patrimonio municipal, que es del pueblo, no de su propiedad». Con los lemas de '¡No al traslado!, ¡No al derribo! ¡Centro de día ya!', la marcha, que ha partido a las 19.30 horas, ha recorrido varias de las calles del barrio para dejar patente su oposición al proyecto del equipo de gobierno.

«Tenemos una gran oportunidad para conseguir servicios que consideramos precisos en un barrio en el que hay gran cantidad de gente mayor», ha indicado José Mari Murillo, responsable de la Plataforma Romo, que apoya de lleno las reivindicaciones de los jubilados. Lo mismo sucede con la Asociación de Vecinos.

Una de las asistentes, Mari Luz Carrero, ha pedido que « no se especule con un edificio que hace a las personas mayores para derribarlo y que alguien se enriquezca construyendo pisos en su lugar». Juanjo García, uno de los socios, ha explicado que « no pueden quitarnos algo tan nuestro, donde hemos tenido tantas vivencias y seguimos teniéndolas. Sería cruel. Un golpe muy duro para los jubilados de Romo». Carmen, otra vecina del barrio, ha expuesto que «la Nagusien está bien situada, a pie de calle y no en un tercer piso como la nueva sede, dondeencima hay menos espacio». Tras recorrer el barrio, la marcha ha terminado en el Hogar de la calle Lope de Vega, donde se ha celebrado una asamblea para preparar más movilizaciones.

 

Fotos

Vídeos