La Policía huye del recinto festivo de Algorta perseguida por decenas de jóvenes tras requisar un carrito de música

El sindicato Euspel denuncia que «tengan que irse de un lugar para proteger su integridad física»

Eva Molano
EVA MOLANO

Las fiestas de Algorta, en Getxo, terminaron este lunes con dos patrullas de la Policía Municipal y de la Ertzaintza expulsados del recinto festivo por una horda de jóvenes que les persiguieron, silbaron e insultaron, según han denunciado sindicatos policiales. Además, protagonizaron varios disturbios en el corazón de la fiesta, en Telletxe, por donde persiguieron a los coches patrulla. Tras la marcha de los agentes, en esta última volcaron cuatro contenedores, «sin que se llegaran a registrar incidentes de mayor gravedad», según un portavoz municipal. Los hechos ocurrieron sobre las 5.45 horas, cuando agentes de paisano de la Guardia Urbana les requisaron un carrito de música con altavoces con el que suelen seguir la fiesta cuando finalizan las verbenas, y que se encuentra en dependencias policiales. Según el Ayuntamiento, «el reproductor difundía música a todo volumen por las calles cuando ya no podía haber ruido». Lo confiscaron en la Avenida de Basagoiti, a la altura de la plaza de San Nicolás, «ya que se estaban generando molestias a las personas residentes en la zona». Cuando los agentes desmontaban el aparato para cargarlo en la furgoneta policial situada en la intersección de las calles Sarrikobaso con Telletxe, se fueron congregando jóvenes en las inmediaciones.

«Con el fin de evitar enfrentamientos los agentes optaron por abandonar el lugar y trasladaron el aparato a la comisaría», asegura el Consistorio. Los ánimos de la multitud, que ya habían lanzado proclamas en su llegada, se fueron caldeando. En ese momento, había unas 400 personas en el recinto festivo. Los agentes de la Ertzaintza que acudieron de apoyo también optaron por marcharse del lugar. Los hechos han sido denunciados por el sindicato de la Ertzaintza Euspel, que quiso censurar «estas actitudes hacia nuestros compañeros. Esto no puede suceder. Es inadmisible que la Policía tenga que salir de un lugar para proteger su integridad física, es como para que alguien haga una lectura de lo que está ocurriendo».

Fuentes de esta central también han asegurado que pedirán las «explicaciones» oportunas y en su caso, que se depuren responsabilidades. Desde la Guardia Urbana, mientras, representantes del Sindicato Vasco de Policía y Emergencias acusaron de «irresponsabilidad» al jefe de operaciones, ya que «con la excusa de hacer cumplir las ordenanzas pone a los agentes municipales a realizar el trabajo de orden público y seguridad ciudadana que debe realizar la Ertzaintza» y «los agentes tuvieron que salir corriendo». Según el protocolo para vigilar los festejos locales, los agentes de Getxo se ocupan de hacer cumplir las ordenanzas locales y los de la policía autonómica, de los desórdenes públicos.

Mientras, fuentes del Departamento de Seguridad han apuntado que tras la actuación de los agentes locales por «ruido» y el abandono de los funcionarios en el lugar, «les persiguieron a la carrera». Todavía no existen denuncias por daños o agresiones y la Ertzaintza tratará ahora de esclarecer estos hechos. El Ayuntamiento de Getxo, por su parte, tras ser preguntado por este suceso por este periódico, ha enviado un comunicado en el que ha «querido subrayar la profesionalidad y el compromiso de la Policía municipal en el ejercicio de la salvaguarda de los derechos del vecindario».

 

Fotos

Vídeos