Plentzia pone en marcha el servicio de acompañamiento nocturno en fiestas

Vecinos de Plentzia, en una de las jornadas de sus fiestas patronales./Pedro Urresti
Vecinos de Plentzia, en una de las jornadas de sus fiestas patronales. / Pedro Urresti

La villa marinera ofrecerá a todas las personas de más de 13 años traslados a pie o en microbús entre la una y las siete de la mañana de los 'Sanantolines'

Eva Molano
EVA MOLANO

En la impunidad de la noche, de las multitudes, los abusos y agresiones sexuales se disparan durante las fiestas, al igual que otro tipo de delitos, como los hurtos al descuido y los robos. Y en un contexto en el que varias violaciones registradas en muy pocos meses en Euskadi ha desatado una importante alarma social, el Ayuntamiento de Plentzia ha decidido poner en marcha un dispositivo de acompañamiento nocturno a casa con motivo de las fiestas patronales de San Antolín que comienzan a las 17.30 horas de este jueves, con el recibimiento a Antolintxu y Madalentxu.

El Consistorio explica que esta medida está destinada a todas las personas mayores de 13 años que se sientan inseguras en el momento de regresar a sus viviendas y que está abierto a cualquier género y edad, aunque su vocación es servir de apoyo, especialmente, a las mujeres ante las posibles agresiones sexistas.

El dispositivo, que ya estrenó con éxito Santurtzi el año pasado y que han «imitado» ya otros municipios como Leioa y Sestao, consiste en un microbus nocturno de 19 plazas que desde la una a las siete de la madrugada llevará cabo salidas constantes con diferentes recorridos en función del itinerario que escojan sus ocupantes. También existe la posibilidad de realizar acompañamientos a pie. El punto de encuentro es un módulo que se ubicará en la plaza del Astillero, en pleno corazón de la villa y del recinto festivo.

«Minimizar riesgos»

El Ayuntamiento reconoce que en la lucha contra las agresiones machistas «se debe poner el foco en los agresores», pero fuentes municipales afirmaron que hasta que la igualdad sea una realidad «absoluta», se deben poner en marcha «todos los recursos para minimizar riesgos».

El Ayuntamiento de Santurtzi fue el pionero en implantar este servicio el pasado verano. Se trató de una iniciativa pionera para prevenir agresiones sexistas que concluyó con un total de 388 acompañamientos por parte de agentes locales y vigilantes de seguridad. La mayoría, el 97,5%, fueron féminas, pero también hubo diez chicos (todos menores) que lo utilizaron para regresar a sus hogares tras la noche festiva. El Ayuntamiento de Bilbao, mientras, admitió poco después que una iniciativa de estas características resultaría inviable en la ciudad por su tamaño y el gran número de asistentes a la Aste Nagusia, aunque lanzó una 'app' antiagresiones que también permite realizar «acompañamientos virtuales».

Eso sí, otras localidades vizcaínas de tamaño similar al de Santurtzi, su vecina Sestao y Leioa «copiaron» la idea este verano. En este último municipio, el servicio acompañó a quien lo requirió tanto a su vivienda como a la parada del metro, muy alejada del centro festivo. Estuvo disponible los tres días de mayor afluencia, de doce de la noche a seis de la mañana.