Plentzia se entrega al cine negro en una nueva edición del Mikrofilm Festival

Edición anterior del Mikrofilm. / MIKROFILM
Edición anterior del Mikrofilm. / MIKROFILM

18 cortometrajes optarán al premio de una cita cultural al aire libre en la que se incluyen conciertos y representaciones teatrales

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAPLENTZIA.

«Estamos programados, y no importa lo inteligente que consideremos nuestra especie, somos esclavos de nuestro instinto que tanto disfruta tonteando con lo fatal, tanto dentro como fuera de la pantalla». Esta contundente frase es la forma en la que Gotzon Aurrekoetxea, responsable de la nueva edición del Mikrofilm Festival de Plentzia, resume la cita cultural, que se celebrará el viernes y sábado en la plaza de la Iglesia de la localidad.

18 cortometrajes competirán por llevarse el Halcón Maltés, galardón con el que obsequia a los premiados. Todos ellos serán proyectados a lo largo de dos jornadas en horario de 22.00 horas. Los mismos son obra de directores de diferente procedencia como Estados Unidos, Polonia, Bélgica, Irlanda, Inglaterra, Francia o España. La representación vasca correrá a cargo de Tamara Lucarini con «No es coma», una historia de quince minutos de duración donde José Ramón, que fue víctima de un grave accidente, recibe la visita de Agustín que aprovecha para hablar de los viejos tiempos.

Todos ellos componen un conjunto donde «desde el primer minuto hasta el último, el espectador no va poder dejar de mirar la pantalla. Todo está pensado para sorprender con historias muy directas», defiende el portavoz del Festival. Aurrekoetxea defiende que la «frontera entre realidad y ficción se ha difuminado». «Hemos remplazado la fotografía del Santo Pontífice en la pared de nuestras casas por la caja tonta que con sus versículos audiovisuales nos redime de nuestros pecados al hacernos cómplices del crimen ajeno», argumenta.

Al margen de las proyecciones, el Mikrofilm Festival incluirá una variada oferta cultural siempre relacionada con el séptimo arte, más en concreto con el género negro. La primera jornada se abrirá a las 21.00 horas con un concierto del grupo Basabi, seguido del 'sermón' de presentación oficial que cederá el testigo a la primera sesión de proyecciones.

Actividades paralelas

A las 23.40 horas se proyectará «El Acomodador» , un montaje con diversas escenas de los «recovecos más sucios y degradantes del cine Z», explica su responsable. Posteriormente, se podrá disfrutar de un video-mapping a cargo de Mario Jiménez. Esta técnica consiste en proyectar imágenes sobre superficies reales, en este caso la fachada principal de la Iglesia, para conseguir efectos de movimiento o 3D dando lugar a un espectáculo artístico fuera de lo común. La experiencia también se podrá disfrutar al día siguiente.

La última jornada, el sábado, empezará a las 19.30 horas, con un concierto de swing, a cargo de Bilbao Lindy Band. La jornada se completa con la representación teatral «El resplandor de los pájaros», a cargo del actor y humorista Pepín Tre o la entrega de premios, entre otras actividades. La organización tiene previsto un 'plan B' en caso que las condiciones meteorológicas no acompañen el viernes. En ese caso, se suspendería esa jornada, se ampliarían los actos del día siguiente y otros se trasladarían al domingo.