Plentzia Classic da el salto a las dos ruedas con una exposición de ciclomotores antiguos

Uno de los modelos que se podrán ver en la muestra. /E. C.
Uno de los modelos que se podrán ver en la muestra. / E. C.

Organizada por la asociación local, la muestra tendrá lugar el domingo en la plaza de la Iglesia a partir de las diez de la mañana

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAPLENTZIA.

Los amantes de los vehículos sobre dos ruedas o los nostálgicos deseosos de recordar su juventud tendrán una oportunidad única el domingo, con la I Exposición de Ciclomotores Villa de Plentzia, que tendrá lugar en la Plaza de la Iglesia, organizada por la Asociación Plen-tzia Classic. En total, estarán expuestas de 10.00 a 15.00 horas, alrededor de cuarenta modelos con más de veinticinco años de antigüedad, llegados de Bizkaia, Cantabria y Gipuzkoa.

La singular muestra acogerá auténticas joyas de las principales marcas como Vespino, Mobylette, Puch o Honda, junto a ciclomotores menos conocidos pero no menos importantes como una Ser y otra Lanch, un vehículo sencillo, con un robusto motor de dos tiempos de 75 centímetros cúbicos que era capaz de impulsarlo hasta casi los 60 kilómetros por hora. Ambas marcas eran fabricadas en Gipuzkoa.

El presidente del club organizador, Iñigo Ezquerra, reconoce que «es difícil destacar alguna porque todas su historia y belleza», pero se queda con los modelos de BH, Guzzi o Bianchi que «son más difíciles de ver». También, pone la nota en una «Honda con el motor situado dentro de la rueda trasera que va cubierta con un tambor grande».

Otra peculiaridad de la exposición radicará en que algunos ejemplares «no están restaurados ni la mecánica ni el exterior pero al ser tan raras y únicas les hemos invitado a venir», resalta Ezquerra. Compartirán espacio con otras en un estado de conservación tan bueno que aún circulan y con motocicletas con la mecánica impoluta pero el chasis con evidentes muestras del tiempo, con la pintura desgastada o manchas de óxido. Se trata de «una tendencia de conservación cada vez más extendida entre los aficionados sobre todo en Francia».

Hermanas pequeñas

El objetivo que persiguen los integrantes de Plentzia Classic es «dar a conocer a las 'hermanas pequeñas' de las motos que cuentan con una autonomía muy limitada y corren poco». Además, «queremos que la gente pueda disfrutar de cosas que no se ven habitualmente», en las calles y carreteras y que llegaron a tener su época dorada desde los años 50 hasta finales del siglo pasado cuando las 'scooter' tomaron el testigo.

Como preludio a esta muestra, el sábado media docena de aventureros participarán en la I Vuelta en Ciclomotor a Bizkaia que partirá a las 10.00 horas de la Plaza de la Iglesia para completar un recorrido de 180 kilómetros. «Es una auténtica paliza y por eso no se han apuntado muchos propietarios», reconoce Ezkerra. Los 'valientes' de la ruta estarán escoltados por otras seis motos de mayor cilindrada.