Un pleno exprés enciende a la oposición contra el alcalde de Sopela

La ausencia de una edil de Bildu, que llegó cuatro minutos tarde, permitió al gobierno local rechazar una propuesta sobre las mociones registrada por el resto de partidos

TERRY BASTERRA SOPELA.

El pleno más rápido de la actual legislatura se celebró ayer en el Ayuntamiento de Sopela. Duró poco. Apenas tres minutos. Lo suficiente para desatar una nueva bronca política. Al menos de cara al exterior. ¿Qué pasó? A las 8.10 de la mañana estaba fijado el inicio de una sesión extraordinaria convocado a petición de los cuatro grupos de la oposición para modificar el ROM (Reglamento Orgánico Municipal). Reclamaba que, para poder ejercer su labor de oposición, las mociones que presentan fuesen tratadas en los plenos como tales, incluyendo su debate y posterior votación, en lugar de ser incluidas en el orden del día como ruegos.

A las 8.10 comenzó la sesión. A esa hora aún estaban llegando al salón algunos de los ediles de la oposición. El primer punto del día, al ser un pleno extraordinario, era aprobar la inclusión en el orden del día del único punto previsto: la modificación del ROM. La votación se realizó. Empate técnico. La ausencia de una edil de EH Bildu que llegaba con retraso privó de su mayoría a la oposición. Acto seguido se vota de nuevo. Otro empate. Decide el voto de calidad del alcalde. Se rechaza la inclusión del único punto del día en el pleno. Sesión finalizada. Son las 8.14 horas, momento en el que llega a la sala la edil de Bildu que se había retrasado. Demasiado tarde.

La celeridad con la que celebró el pleno generó un gran enfado entre la oposición. EH Bildu, DB-TU y la edil no adscrita criticaron al alcalde por negarse a esperar a la edil ausente. Incluso tacharon su actuación de «guarrería». «Aprovecha cualquier resquicio para hurtar el debate político», añadieron desde Bildu. El regidor, por su parte, aseguró que nadie de la oposición le avisó de que su compañera estaba en camino. «Me parece bien que utilicen el recurso de la pataleta, pero debían estar a la hora. Y si saben que una compañera va a llegar unos minutos más tarde deberían haber avisado. Nosotros no sabíamos si iba a venir luego o no asistir. Que no intenten trasladarnos la responsabilidad», valoró Gontzal Hermosilla.

Desde Orain Juantxo del Vigo repartió culpas. «Es cierto que faltaba una edil de Bildu, pero tampoco se ha esperado unos minutos de cortesía como se había hecho hasta ahora en los plenos cuando alguien llega tarde». Ahora queda por ver si la oposición volverá a pedir la celebración de un pleno extraordinario para modificar el ROM -Bildu renunció a las dietas que les correspondían a sus concejales por la sesión de ayer-, aunque el alcalde advierte que la propuesta planteada por la oposición, y sacada del reglamento que se aplica en Getxo, «cuenta con dos informes técnicos en contra» que advierten que no se ajusta a la legalidad.