Las 99 VPO y 95 pisos libres en la antigua Kössler de Astrabudua se entregarán antes de julio

Los pilares de la nueva pasarela y detrás las viviendas de Kössler. / I. S. L.
Los pilares de la nueva pasarela y detrás las viviendas de Kössler. / I. S. L.

Para lo que aún no hay fecha es para el inicio de la construcción de las otras 48 viviendas tasadas previstas en la zona

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

La futura urbanización que dominará la ría en Astrabudua desde la atalaya de los terrenos de la antigua fábrica de Kössler afronta su última etapa. Estará lista en el «primer semestre de este año». Así lo avanza el concejal de Urbanismo de Erandio, Egoitz Bilbao, si bien el edil no se atrevió a concretar una fecha exacta porque es algo que «depende de la promotora, no del Ayuntamiento». El coste final de las obras de edificación y urbanización están presupuestados en 30 millones de euros.

Por lo tanto, antes de julio ya serán habitables las 99 VPO y las 95 viviendas libres, incluidas en el proyecto. También para entonces estará listo «el 70% de la urbanización del solar», que albergará un «corazón central en «forma de plaza para el uso y disfrute de todos los vecinos del barrio». Esta zona de esparcimiento contará con una superficie de 9.600 metros cuadros, «el triple del tamaño de Josu Murueta».

Una de las principales novedades de esta propuesta urbanística es la pasarela peatonal, en forma de voladizo, que unirá la nueva zona residencial con los accesos cubiertos a la estación del metro, salvando la variante de Astrabudua. En este momento, los trabajos se centran en la instalación de los pilares que la sustentarán y que son visibles desde las inmediaciones del apeadero.

El complejo se coronará con más de 70 aparcamientos libres en superficie y un estacionamiento subterráneo privado más de 450 plazas con un «ratio de más de dos por vivienda». Desde el Consistorio consideran que su apertura puede aliviar en cierta manera el problema de falta de estacionamiento en este populoso barrio. «El 70% de los compradores son de Astrabudua y de otras zonas del municipio. Esto supondrá la retirada de vehículos de las calles o, al menos, no un incremento», aseveró Egoitz Bilbao.

Por el momento, no existen plazos para la edificación de las otras 48 viviendas tasadas previstas en la parcela de titularidad municipal. La intención del Ayuntamiento es enajenar el solar. En cuanto al precio, será intervenido y quedará fijado en «un 20% como máximo más cara que las VPO», concluyó Bilbao.

La transformación del solar de la fábrica Kössler de Astrabudua, en una urbanización de estética modernista, no ha estado exenta de complicaciones como la necesidad de recalificar el suelo de industrial a residencial,o la exigencia por parte del Gobierno vasco de redimensionar el edificio más alto proyectado que pasará de tener 15 a 12 alturas más planta baja. Algo demandado en su día por los grupos municipales de PP y PSE, partidarios de unas construcciones «más acordes con su entorno urbano».