Pasión por la danza urbana en Erandio

Uno de los grupos de danza en la competición de Burgos. / E. C.
Uno de los grupos de danza en la competición de Burgos. / E. C.

Dos grupos locales dirigidos por la coreógrafa Amaia Urkijo son premiados en Burgos en una competición nacional

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

Los grupos de danza urbana D-nal y Diukil! de Erandio, bajo el mando de la coreógrafa Amaia Urkijo, brillaron con intensidad en el Campeonato Orbe 2018, celebrado en Burgos. Allí sumaron un meritorio quinto puesto en sus respectivas categorías, junior y senior. Además el primero de los conjuntos, compuesto por seis bailarines, recibió el premio a la mejor Puesta en Escena, mientras que la segunda de las formaciones fue galardonada como Grupo Revelación de su categoría.

Urkijo está «muy satisfecha por estos resultados, si bien lo que más me importa es inculcarles la pasión por la danza» a sus bailarines. Sus coreografías son una fusión de «contemporánea que es donde empecé a bailar, con ritmos urbanos como hip-hop», que presentan en diversos concurso a lo largo de la Cornisa Cantábrica, «si bien mi ilusión es poderles llevar el año próximo a competir en Madrid».

Con el grupo de mayores integrado por doce bailarinas «donde también participo», comenzó hace tres años y con los más pequeños compuesto por seis, tres chicas y tres chicos hasta los catorce años, hace dos «quiero que vayan cogiendo tablas sobre el escenario», apunta.

Urkijo comenzó su romance con la danza después de «practicar gimnasia rítmica desde los nueve años». Si bien a los veintidós cambió este deporte por el baile. «Empecé mi formación y, a la par, comencé a dar clases en centros escolares de Erandio», dejando apartado su trabajo como educadora social, recuerda.

En un principio optó por formarse en danza clásica, jazz y contemporánea «hasta que un día descubrí el hip-hop y otras estilos urbanas que a día de hoy estoy más centrada». Un «amor», como define su relación con el baile, que le ha llevado a salir de Bizkaia para recibir formación en «Madrid, Barcelona o Londres».

El pasado verano llegó a cumplir uno de sus sueños más anhelados como viajar a Los Angelés, la 'Meca' de la danza urbana. «Estuve todo el mes de septiembre aprendiendo en diferentes Escuelas de referencia, una experiencia increíble. Me hubiera quedado allí pero el trabajo no me lo permite», bromea.

De este viaje se queda con la experiencia de «haber podido compartir vivencias con gente de todo el mundo», fiel a su filosofía que ve la danza es «compartir, algo que intento inculcar a mis chicas y mis niños», destaca Urkijo. Por este motivo en los campeonatos donde participan «pese a respirarse un aire muy competitivo, a mi gente les trasmito que deben disfrutar del escenario, ver trabajos de otros coreógrafos y hagan amistades».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos