La oposición de Plentzia frena la aprobación del presupuesto

Fachada principal del Ayuntamiento de Plentzia. /PEDRO URRESTI
Fachada principal del Ayuntamiento de Plentzia. / PEDRO URRESTI

PNV e Independientes votan dejar las cuentas encima de la mesa para negociar otras después del 26-M

ALBA CÁRCAMO PLENTZIA.

Plentzia no tendrá presupuestos antes de elecciones. La oposición, integrada por PNV e Independientes, hizo valer su mayoría y en el pleno extraordinario de ayer decidió dejar las cuentas encima de la mesa para sea la Corporación que salga de las elecciones la que negocie un nuevo documento. El alcalde, David Crestelo, lamentó «las consecuencias» que tendrá posponer la aprobación del documento, una «irresponsabilidad» que obligará a «eliminar por completo el capítulo de inversiones» e impedirá hacer frente a «sustituciones» de trabajadores y a su «incremento retributivo».

El regidor de EH Bildu precisó que «hace un mes» trasladaron al resto de partidos el borrador y que «el 24 de abril» mantuvieron la primera reunión informativa. Posteriormente hubo más encuentros con el PNV para acercar posturas, aunque no consiguieron convencer a los jeltzales. La portavoz de esta formación, Elixabete Uribarri, reclamó al mandatario local no votar el documento «para que sea después de las elecciones, con el nuevo escenario plenario, cuando se debata esta imprescindible herramienta de gestión que marcará el modelo de municipio para el presente año».

La edil censuró que, «a apenas diez días de las elecciones municipales», EH Bildu «pretendía dar luz verde a este documento, tarde, deprisa y corriendo. Y lo que es peor, imponiendo una hoja de ruta a aquellos que tras el 26 de mayo conformen el salón plenario, independientemente de las siglas que ostenten la Alcaldía».

Crestelo, por su parte, recordó que «en 2015, con los Independientes en el equipo de gobierno, nos dieron seis días para aprobar los presupuestos, y el PNV decidió abstenerse y facilitar la aprobación» pese al «poco tiempo». «Nosotros hemos dado un mes y aún así no es suficiente», afeó antes de advertir de que «el equipo que entre se encontrará con dificultades para gobermar y para ejecutar proyectos».