Las obras para mejorar Generatxu reducen plazas de parking en el Puerto Viejo

Los trabajos atienden una petición de los vecinos al dotar de una mayor accesibilidad a este parque, un destacado mirador al Abra

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La playa de obra para eliminar barreras en el parque de Generatxu está situada en la parte baja del parking del Puerto Viejo, por lo que desde ayer se delimita una zona donde estará prohibido aparcar a partir del lunes. El acopio y descarga de materiales justo en la zona inferior del parque durará 12 semanas -lo mismo que los trabajos- e impide estacionar los vehículos allí.

El itinerario peatonal que hay en esa zona estará abierto «salvo en momentos puntuales por el trasiego de maquinaria en la zona», según indicó el responsable de Urbanismo. Joseba Arregi mostró su satisfacción porque las obras de remodelación «van a permitir a la gente con movilidad reducida acceder a un espacio que cuenta con unas vistas magníficas». Son sólo 600 metros cuadrados, pero Generatxu es el espacio codiciado porque ofrece un entorno bastante natural.

Arregi destacó que la actuación responde a una petición de la propia asociación de vecinos del barrio marinero, entre los que hay un gran porcentaje de población mayor. Eso propicia que actualmente haya personas de edad avanzada o escasa movilidad que no pueden salvar las escaleras existentes. Para el concejal jeltzale «es importante» facilitar la accesibilidad a un espacio que, por reducido que sea, ofrece unas vistas privilegiadas al Abra.

A día de hoy esta zona verde está muy deteriorada. Las obras costarán unos 165.000 euros, y consistirán en arreglar los accesos, eliminando las escaleras. Al parque se entra por la calle Cuesta Usategi, San Nicolás o por la calle Ribera. Las tareas incluyen rampas con descansillos, que serán anchas y, por eso obligarán a quitar algunos arbustos que hay en la zona. También se incrementará la iluminación con una nueva red de alumbrado de tipo led. Serán farolas bajas, de poco más de tres metros.

Por otro lado el arranque de las obras de los dos ascensores entre Aiboa, la residencia del Sagrado Corazón y la calle Miguel Beascoa obliga a eliminar los aparcamientos paralelos a las vías desde el acceso de Zarrenebarri hasta las escaleras de acceso a Arkotxa. En esa zona estará prohibido aparcar durante los seis meses que duren las obras, ya que se despositarán materiales para realizar los trabajos previstos. No obstante, el itinerario peatonal tendrá continuidad a través de las escaleras y rampa de acceso a la estación del metro.

La reforma de las canalizaciones de alumbrado público en la Avenida de Los Chopos, de Algorta, también obliga a cerrar desde mañana la acera y el carril bici entre el Garbigune de Aiboa y el polideportivo de Fadura. Los trabajos durarán tres días.

 

Fotos

Vídeos