Las obras de la ladera de Axpe cierran durante un año una carretera de Erandio

Infografía con el detalle del proyecto. / A. E.
Infografía con el detalle del proyecto. / A. E.

Las obras para asentar el talud, que pende sobre un polígono industrial, superarán los 6,4 millones de euros

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAERANDIO.

El inicio de los trabajos para asentar definitivamente la ladera del Polígono Ribera de Axpe en Erandio, obligará a cortar al tráfico durante un año, la carretera Goskoerxebidea, conocida popularmente como el camino de 'Las tres cruces'. La prohibición afecta al tramo que transcurre justo por encima de la parte del monte afectado. Se han habilitado dos desvíos en Beaskoetxebidea y Antenako Bidea.

La actuación urbanística consistirá en un «desmonte muy importante y luego la sujeción del terreno con bulones y hormigonado», según explicó en su día el concejal de Urbanismo en la pasada legislatura, Egoitz Bilbao. La zona de actuación será donde a principios del año pasado se originó un severo desplazamiento de terreno que obligó a desalojar a tres empresas que ocupaban uno de los edificios del complejo. En la actualidad, el área se encuentra en una situación de «riesgo controlado».

Este proyecto es fruto del convenio firmado entre Ayuntamiento, titular de la ladera, y Sprilur, promotor del complejo empresarial. El acuerdo tiene como objetivo «garantizar la seguridad y el mantenimiento de la actividad económica», de las más de cien firmas instaladas en el parque, que suma superficie superior a los 93.000 metros cuadrados.

A plazos

El coste de los trabajos será superior a los 6,4 millones de euros que serán costeados por ambas partes, si bien Sprilur lo abonará íntegramente de inicio. Luego, el Consistorio les devolverá su parte «a lo largo de años y en solares», explica Egoitz Bilbao. Por el momento, se desconocen los plazos a establecer. «Estamos negociándolos», admite el edil.

El convenio supuso el archivo del expediente incoado contra Sprilur por parte de la Administración local, para determinar la supuesta responsabilidad sobre la situación de inestabilidad de la ladera. Algo que viene de largo, concretamente desde que las autoridades municipales recepcionaron este terreno en 2007, si bien la voz de alarma saltó hace un año cuando un corrimiento obligó a cerrar los aparcamientos que prestan servicio al polígono.

En su momento, Bilbao achacó esta situación «a la falta de mantenimiento por parte de la comunidad de propietarios», toda vez que la titularidad de la escollera es municipal, pero en las escrituras de propiedad se recoge que «su cuidado corresponde a los dueños, cada uno según su porcentaje de participación». Un argumento que tumbó el juzgado al calificar está cláusula del contrato de «abusiva», eximiendo de cualquier responsabilidad a las firmas instaladas en el polígono.

Temas

Erandio