Nuevas caras para relanzar a los independientes de Gorliz

La candidatura independiente de Gorliz aspira a incrementar sus ediles en el Consistorio. /E. C.
La candidatura independiente de Gorliz aspira a incrementar sus ediles en el Consistorio. / E. C.

Pretenden «revalidar» los cuatro concejales y hacer la localidad «más atractiva»

A. CÁRCAMO GORLIZ.

Renovarse o morir. Esa máxima es la que han seguido los independientes de Gorliz para no verse abocados a la desaparición, como les ha sucedido a sus homólogos de Plentzia. Un grupo de jóvenes ha entrado de lleno a la formación para ser un revulsivo, un nuevo aire que aspira a «revalidar» los cuatro concejales con los que cuentan en la actualidad. «Los independientes llevaban un camino parecido a Plentzia e iban a desaparecer, así que nos hemos juntado gente joven, hemos hablado con ellos, y tomamos el relevo», precisan.

Había «desgaste», reuniones con «poca gente» y un futuro poco halagüeño que esperan cambiar. Pretenden contagiar su ilusión, canalizar el «descontento» de algunos vecinos con la gestión actual y «ser determinantes en el Gobierno municipal para conseguir un municipio moderno, sostenible y atractivo para los vecinos». «En la lista -liderada por Iban Pérez- estamos trece personas a las que nos conoce todo el mundo, saben que nuestro único interés es impulsar el pueblo y el comercio local», aseguran.

Según apuntan, «en Gorliz, al final, censadas hay 6.000 personas, pero otras 3.000 que están viviendo en el pueblo no hacen vida aquí; siguen censados en casa de sus padres en Getxo, por ejemplo, pagan la OTA allí y se van allí a Fadura». Por eso creen que deben trabajar para que esos vecinos se queden en la localidad. En ese sentido, uno de sus doce objetivos generales es «ampliar y mejorar las instalaciones deportivas», retomando la idea de las piscinas «con un proyecto realista». Y, en este caso, apuestan por una gestión «solidaria» con los municipios del entorno. «Todos no podemos tener todo. Nosotros usamos el frontón cerrado de Armintza; Plentzia tiene infraestructuras para el remo...», detallan.

Otra de sus metas es «mejorar la movilidad urbana y la accesibilidad de los txikis a la ikastaola de forma autónoma y segura». Y es que, puntualizan, «para subir a la ikastola hay cuatro cruces y ninguno señalizado». Además, recuerdan que actualmente «no hay ningún parque infantil cubierto», algo «necesario».