Neguri Langile no olvida a Marisabel Arzubiaga

Marisabel, a la izquierda. /E. C.
Marisabel, a la izquierda. / E. C.

Los vecinos del barrio rendirán homenaje a esta mujer, cuya lucha fue crucial para recuperar el parque Gernika

TXEMA IZAGIRREGETXO.

Detrás del parque Gernika se esconde el pulso mantenido por los vecinos de Neguri Langile, que consiguieron recuperar este espacio para el barrio. Al frente, estaba María Isabel Arzubiaga, conocida popularmente como Marisabel. Su lucha fue tal que todos los residentes llaman con el nombre de esta mujer a ese espacio verde, aunque el oficial sea Gernika. La zona se creo fruto de una batalla judicial que concluyó con una sentencia que dio la razón a los residentes. Han pasado poco más de 40 años y, tras el verano, los vecinos quieren recordar con distintos actos la labor de esta mujer, madre de cuatro hijos, uno de ellos el ex jugador del Athletic Endika Guarrotxena.

Durante la dictadura, el Consistorio getxotarra cedió en alquiler unos terrenos para la ampliación de las instalaciones de Jolaseta. Fue por un plazo de 50 años y al precio de 45.000 pesetas anuales. La expansión del club de Neguri se efectuó en un solar de 14.537,88 metros cuadrados a partir de 1966. Fue 33 años después de una cesión en la que la familia Aresti impuso condiciones. Pidieron que el solar «se destinara a parque, en el que podrán elevarse edificios de carácter público, iglesia, escuelas o construcciones de índole semejante», según recoge en un auto judicial.

Cuando los residentes se percataron de lo que ocurría, presentaron los correspondientes recursos para que se anulara el contrato de arrendamiento deportivo y se devolviesen los terrenos al barrio. Pero todo fue en vano, y las movilizaciones de protesta se sucedieron. Aún hoy, muchos recuerdan los cortes de carretera. Hasta se hizo una huelga de hambre.

El 24 de marzo de 1977 la asociación de vecinos de Neguri Langile dirigió al alcalde un escrito de denuncia firmado por 228 personas. No sirvió de nada, así que se lanzaron a litigar. El 3 de julio de 1979, la sala de lo contencioso administrativo falló a favor del recurso vecinal. En la década de los 80, la construcción del parque zanjó la disputa.

Pilar fundamental

Encabezando aquel movimiento ciudadano, Marisabel, una mujer fuerte que había nacido en 1936 en Neguri. Cuenta el historiador getxotarra Karla Llanos en su blog, que «fue pilar de la familia, mujer de gran personalidad, muy activa». Se casó con un marino que pasaba largas temporadas en la mar. Ella, mientras, demostraba su gran capacidad de actuación participando y promoviendo gran cantidad de actividades en el barrio.

Su lado humano y solidario fue otra de las cualidades que la han hecho un personaje muy querido. Eran años de mucha pobreza, de personas que llegaban a Bizkaia a ganarse el pan desde otros puntos de la península y ella luchó por integrarles. «Fue parte activa de la ikastola popular abierta en el Paseo del Puerto, y su deseo era que aquellos nuevos vecinos aprendiesen también el idioma», recuerda el blog de Llanos.