Accidentado vídeo de bodas en Urduliz

Zona donde se ha producido el accidente./GOOGLE MAPS
Zona donde se ha producido el accidente. / GOOGLE MAPS

Un motorista acaba en el hospital cuando grababa con el novio y su cuadrilla una toma para la película del enlace nupcial

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Este sábado Irati y Gonzalo se casaban y los amigos del novio querían dejarle un recuerdo muy especial en su vídeo de bodas. Son una cuadrilla de moteros y se les ocurrió grabarse encima de sus máquinas camino del enlace nupcial. Dani González, sin embargo, acabó en el hospital después de caerse al suelo en plena toma y golpearse fuertemente en la cabeza. Al final, y aunque este sábado seguía ingresado en el centro sanitario de Urduliz, «todo ha quedado en un susto, él está bien y le han dado de alta y mi hermano ha podido celebrar su boda sin ningún problema», según aseguraba un aliviado Ander Barandiaran.

Los hechos se produjeron a medio día en la carretera comarcal que atraviesa el barrio de Mendiondo, en Urduliz. «Íbamos juntos unos 15 amigos, más despacio de lo normal porque nos estaban grabando y teníamos los trajes de boda puestos, cuando nos percatamos de que varias motos se cruzaban y una acababa en el suelo», señalaba William Rodrigo da Silva. Era la de Dani. El joven de 30 años cayó al suelo, «con tan mala suerte que se golpeó la cabeza en el borde de la carretera y salió despedido unos cinco metros a una campa».

Todos se bajaron a la carrera y fueron a socorrerle y el susto fue «monumental». «Como llevaba un casco que sólo cubre media cabeza, se había hecho varios raspones y sangraba mucho y estaba inconsciente», explicaba William. Pedro Pérez, un usuario del Club Hípico Laukiniz, pasaba en ese momento por allí y paró el coche para ir a ayudar. «Había muchas motos, mucha gente trajeada, efectivos de la Etzaintza y, en medio, alguien con la cara ensangrentada», aseguraba.

A los pocos minutos, Dani recuperaba la consciencia y, «aunque no recordaba nada», empezó a reaccionar. Segun subrayaba el hermano del novio, incluso se levantó y fue por su propio pie a la ambulancia que lo trasladó al hospital de Urduliz. «Un amigo ha estado siempre con él y le han hecho un escáner TAC y todo tipo de pruebas y al final sólo tiene la nariz rota y varias heridas en la parte izquierda de la cabeza», explicaba Willñiam da Silva ya a la tarde mientras esperaban que le diesen el alta su amigo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos