Los mayores de Romo, guías de excepción en las Jornadas del Patrimonio

Una pasada visita al centro urbano de Romo. /T. I.
Una pasada visita al centro urbano de Romo. / T. I.

Han organizado para el día 20 un recorrido por los puntos de interés de este barrio, cuyo centro urbano se desarrolló entre 1905 y 1935

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

El 20 de octubre los mayores de Romo serán los mejores guías que puede tener el barrio para un recorrido por el casco urbano de este núcleo getxotarra. Encuadrado dentro de la del programa de las Jornadas Europeas del Patrimonio, la visita la han organizado desde el Hogar del Jubilado. El recorrido arrancará a las 11 horas desde la misma Nagusien Etxea del barrio.

El corazón urbano de la barriada se desarrolló urbanísticamente entre 1905 y 1935. Su mayor auge lo tuvo en 1923, tras elaborarse el Proyecto de Urbanización y Ensanche desde los terrenos de la antigua vega de Santa Eugenia, como se la llamaba. Delimitados por la línea ferroviaria de Las Arenas-Bilbao-Plentzia, «era un rectángulo de terreno desecado por Máximo Aguirre con arenales y un extenso pinar plantado para fijar el terreno arenoso», recuerda Rafael Marín, presidente de la Nagusien Etxea.

A Romo le viene tal nombre de Matías Romo, que en mayo de 1893 edificó una casa unifamiliar y una fábrica de cubiertos y objetos religiosos. Sin embargo, como barrio no se reconocería hasta 1960 por su singularidad frente a Las Arenas. La visita abierta al público irá hasta las antiguas vías del tren, hoy soterradas por la línea de Metro Bilbao, pasará por el anterior Euskaltegi y la Nagusien, y por la iglesia.

Este conjunto forma el núcleo fundacional de Romo «caracterizado por su estilo neovasco-racionalista y vinculado a la vida social del barrio». Martín defiende que la Comisión de Patrimonio de Arquitectos de Bizkaia hizo en febrero de 2015 un informe resaltando precisamente «el valor arquitectónico de un conjunto identitario». Es la zona formada por las casas baratas 'El Hogar Obrero', que era un grupo de 80 viviendas de 1925; las antiguas escuelas y la capilla (Euskaltegi y Nagusien), de 1935, y la parroquia de San José, que data de 1959.

«Es un recorrido por el patrimonio del barrio, en el que las mujeres siempre han tenido un papel decisivo». En este núcleo resalta Martín que hay muchas vivencias aún vigentes entre la población mayor de Romo. En los locales parroquiales de San José, por ejemplo, nació el incipiente movimiento feminista en la década de los 70. También se entretejió una importante red asociativa que aún perdura. Y esos edificios albergaron muchos grupos culturales, de montaña, danzas y demás, que entretejen recuerdos al contemplarlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos